La psicóloga y sexóloga Cecilia Ce se refiere también al impacto que tienen las nuevas tecnologías como las videollamadas, el uso de nudes o de aplicaciones en la sexualidad, y del enorme crecimiento que tuvieron los juguetes sexuales en los últimos años, especialmente durante la pandemia: "las tecnologías y la virtualidad no reemplazan el encuentro real con un otro", dice.

- T: ¿Cuáles considerás que son los aspectos positivos y negativos de las nuevas tecnologías en la sexualidad?

- CC: Las positivas creo que son que funcionan como puente y permite sostener relaciones a distancia. Pandemia de por medio, sobrevivimos gracias a poder cenar con una pareja por Zoom. Las defiendo y las banco como medio para sostener un vínculo real. No como vínculo en sí mismo. Que yo mande una selfie, me excite, tenga un orgasmo y no me interese nada más de tu vida y te deje colgado... eso no tiene nada que ver con el otro u otra, sino con el hecho en sí mismo de relacionarse en lo virtual. Es un consumo. Las tecnologías y la virtualidad no reemplazan el encuentro real con un otro.

- T: ¿Cuál es el efecto sobre la sexualidad del uso de juguetes sexuales?

- CC: Los juguetes sexuales son un éxito porque son rapidísimos. Son resultadistas, funcionan, son un éxito. Vienen a saldar una problemática y dan una solución. El juguete es lo inmediato, el resultado. En la pandemia fueron un boom. Es la típica: "lo que no me da el chongo me lo da el juguete". Y no. Hoy vemos menos consultas por anorgasmia femenina y creo que es gracias a la expansión de los juguetes. Y a la información, porque hoy las mujeres conocen su anatomía, saben cómo generar un orgasmo, casi todas las mujeres se masturban hoy. El juguete fue genial en eso. Pero que hoy venga a "reemplazar" al varón, como se dice tanto en las redes, no. En realidad tiene mucho más que ver con la dificultad de vincularnos que tenemos. (Télam)