Santa Fe será sede a partir del jueves de tres muestras de la Bienal Internacional de Arte del Sur, Bienalsur, con la exposición "Paraje vecino", en el Centro Experimental del Color de Estación Belgrano, y las muestras "¿Cómo llegan las flores a las telas?" y "Manos randeras tejiendo recuerdos", que investigan el arte textil en Santiago del Estero y Tucumán en el Museo de Artes Visuales Josefa Díaz.

Se tata de "dar vida a los espacios, activar memorias, acciones y

escenas para expandir el derecho a la cultura", dice Anibal Jozami, director general de la tercera edición de la bienal que se desarrolla en simultáneo, de julio a diciembre, en en 124 sedes de más de 50 ciudades de 23 países de los cinco continentes.

Curada por Constanza Martínez , "¿Cómo llegan las flores a las telas? es una muestra colectiva de piezas textiles creadas en Santiago del Estero por artistas contemporáneo como Chiachio & Giannone, Ricardo Paz, Luis González Palma, Emma Herbin, Nushi Muntaabski y Ariadna Pastorini que investigan cómo los manuales europeos de bordados llegados a la provincia en 1950 reconfiguraron la iconografía andina generando mantas donde convive con cestos florales rococó y grifos medievales.

Los tejidos producidos por teleras en medio del árido monte santiagueño dialogan a su vez con las piezas de "Manos randeras tejiendo recuerdos", una muestra en la que randas y randeras de hoy eligió una pieza realizada por una tejedora de otro tiempo, para retejerla con sus mirada actual.

La exposición está curada por Alejandra Mizrahi, quien fundó el Museo Móvil de la Randa en El Cercado, una localidad rural de Monteros, en Tucumán, para acercar el trabajo textil de las randeras a otros públicos y geografías. Ambas exhibiciones podrán verse hasta el 31 de octubre, de miércoles a sábados, de 9.30 a 12.30 horas y de miércoles a domingos de 16 a 19 en San Martín 2068, ciudad de Santa Fe.

Por otra parte, Florencia Horn, Laura Hotham, Valeria Barbero, Ángeles Rivero y Luciano Giardino exponen en "Paraje vecino" la resultante del trabajo conjunto y en diálogo con piezas de los museos Josefa Díaz, Fernández Navarro y de Liro, para reflexionar sobre el paraje La Boca, en el límite sur de Alto Verde, una delgada franja costera que se extiende a la vera del acceso al puerto.

El objetivo de ese trabajo fue construir nuevas visiones situadas sobre este territorio e interrogar los modos en que el lugar y sus habitantes fueron representados tradicionalmente.

Dicen los pobladores más antiguos que el barrio surgió como consecuencia de ese canal, con la llegada de los primeros trabajadores del puerto a comienzos del siglo

XX. Hoy la comunidad de La Boca apenas recuerda ese pasado. La pesca es el

modo de vida más difundido; las crecidas y bajantes del río Paraná regulan su

pulso. Sobreviven la música y la danza folclórica como herencia de aquellos

primeros pobladores venidos de diferentes puntos del país.

La exposición podrá ser vista hasta el 14 de noviembre, de martes a viernes de 9:30 a 12.30 y sábados y domingos 17 a 20 en Santiago del Estero 3166, ciudad de Santa Fe. (Télam)