(Por Marina Sepúlveda). En el marco del festejo por sus 30 años y en modo presencial, comenzó la postergada feria arteBA 2021 de arte contemporáneo argentino, que se desarrollará hasta el domingo 7 de noviembre en el Arenas Studios de La Boca con 300 artistas, 59 galerías de todo el país y algunas del exterior, y una variada agenda que busca incentivar la escena el mercado del arte local tan castigada durante la pandemia.

Con muchas expectativas lindantes en la felicidad más absoluta por el encuentro presencial y un arco de personalidades tan rutilantes como Marta Minujín y Luis Felipe Noé, entre otros artistas importantes, coleccionistas, autoridades nacionales, de la ciudad, museos y fundaciones, comenzó la tan esperada feria de arte que abrirá sus puertas al público general este viernes hasta el domingo.

Para Eduardo Mallea, flamante vicepresidente de arteBA, "las expectativas son enormes, ya hay instituciones que compraron obra, el museo Franklin Rawson, la Asociación Amigos del Museo Moderno, la del Museo Nacional de Buenos Aires'', enumera a Télam.

"Hay un gran entusiasmo, hay coleccionistas que han comprado obra con lo cual esperamos que esto sea el puntapié inicial de una recuperación para todo el sector. Estamos muy contentos", resalta Mallea y afirma que el cambio de sede -de La Rural a estos galpones de La Boca-, es algo "positivo que fue muy bien recibido".

Exultante relata que "después va a haber un montón de actividades al aire libre, se va a integrar todo con la Usina del Arte, el (espacio) bajo autopista donde estará Fondo Fluido y Coleccionables de emergencia", mientras que "lo recaudado con la venta de bebidas entre jueves y viernes se va a destinar al proyecto Vergel que se vincula con la atención a los chicos y el aprendizaje del arte. Va a haber de todo, programas, charlas, hasta un tatuador que va a tatuar imágenes de Marcelo Pombo".

Por su parte, la nueva directora ejecutiva de la fundación, la curadora Lucrecia Palacios, contó que "ya hay ventas, los museos están comprando, los particulares también" y destacó que la pandemia permitió "repensar la producción que se está haciendo por fuera de Buenos Aires".

Click to enlarge
A fallback.

"Estamos muy contentos porque el 20% de las galerías que participan tienen sedes en distintas ciudades como Tucumán, Córdoba, Rosario, Santa Fe, Mendoza y eso permite una visibilidad de producciones que no son de tan fácil acceso desde Buenos Aires, es un apoyo fuerte y un enriquecimiento de toda la escena artística", señala.

A su vez, el Malba y la Fundación Klemm compran dentro de su programa de adquisiciones, con lo cual explica que "se empezó a mover" lo que representa "uno de los objetivos centrales" de la feria creada en 1991, que es "dinamizar el mercado del arte".

Con una mirada federal local -disímil a las ediciones previas con impronta internacional- y un porcentaje de galerías de distintas provincias promovida por una emergencia sanitaria mundial, que dista de estar solucionada, la feria tiene como novedades la extensión de proyectos artísticos hacia el espacio público como lugar de encuentro en el Paseo de las Artes Pedro de Mendoza, a unos metros de la sede de la feria, de acceso libre.

La feria se instala en el Distrito de las Artes e interactúa con las instituciones como la Usina del Arte y las fundaciones Proa y Andreani con una amplia programación artística que recorre charlas, performances, música, y audiovisuales.

Las galerías están distribuidas y agrupadas en los espacios Arena 1, Arena 2 y Arena 3 y Factor Studio, el espacio más joven en cuya antesala están desplegadas las producciones editoriales y sus publicaciones.

Un hito relevante es el programa especial para coleccionistas y profesionales, uno de los pilares para la activación y creación de un mercado local.

En Factor Studio, se destacan propuestas variadas como las de PM, que desde 2019 promueve el cruce generacional y diferentes prácticas artísticas que aterriza en la feria con un proyecto colaborativo y autogestivo, donde el plateado le da un tono de distinción.

Otro caso es el de Pamela González que, con su galería Fulana de Tafí Viejo (Tucumán), participa también por primera vez a pesar de los costos y con las obras que podían ser transportadas en la valija. "La propuesta es heterogénea, somos del interior del interior, nuestra heterogeneidad y nuestras ganas de estar nos traen" a la feria, como modo de legitimar e impulsar a artistas jóvenes emergentes de su ciudad, alejados de los mercados de arte", sostiene González.

Luis Farina de la galería Crudo de Rosario dirigida por Yuyo Gardiol, galería que comenzó con residencias, capacitaciones y que trabaja con artistas de todo el país, indica que es la primera vez que participan y menciona como el gran evento de la vuelta a la presencialidad.

"Hay muchas ganas de todos de estar acá. Se siente el clima previo en las galerías y en todo el público, compradores, coleccionistas, gente del arte".

Silvina Pirraglia, de Galería Hache de Buenos Aires, hace hincapié en la presencialidad: "Teníamos muchas ganas de volver a la experiencia presencial, a encontrarnos con los coleccionistas, colegas, artistas. Es irremplazable la experiencia presencial verdaderamente para una feria", subraya.

Para Georgina Valdez, de la cordobesa The white lodge, es el tercer año de participación: "Poder estar en esta oportunidad es una expectativa enorme, sobre todo porque se puede seguir haciendo la feria que es importantísimo. Y sobre todo porque hubo un examen y una revisión del proyecto muy serio, muy a conciencia y esta edición es su resultado", reflexiona sobre su aprobación con la organización del evento en sintonía con otros galeristas.

También destaca lo que define como un "nuevo público afianzado a través de las redes", que, a partir de la pandemia, consumió online, "gente muy joven, muy curiosa, que tiene ganas de conocer, entender, que no tiene miedo a preguntar tanto", reflexiona.

En cuanto a la mirada federal, Valdez señala que "lo federal es una circulación por todo el país, no solamente una posibilidad de estar todos presentes en Buenos Aires". En ese punto advierte que "hay que trabajar un poco más sobre la mirada del gestor que es el que selecciona, impulsa, pero es un trabajo lento y todavía falta", aunque destaca las "políticas nacionales muy fuertes en relación a esto, sobre todo a becas de producción".

La feria también ofrece una Nueva Plataforma Digital que estará activa del 3 al 20 de noviembre como complemento de la feria presencial, y un contenido online dirigido a coleccionistas y profesionales. Allí habrá un ciclo de charlas virtuales, "Entre generaciones", del jueves al sábado a las 12, con diálogos entre Marta Minujín y Mondongo; Osías Yanov y Toto Dirty, y por último Ana Gallardo y Magdalena Petroni, respectivamente, todas moderadas por el curador español Gabriel Pérez-Barreiro.

En concreto, durante cinco jornadas más de 300 artistas participarán en las propuestas de las 42 galerías de Buenos Aires, las 12 de las provincias, y las cuatro del exterior totalizando 59 galerías de las cuales 44 son asociadas a Meridiano (Cámara Argentina de Galerías de Arte).

Esta vez, con acento federal, destacan galerías de Rosario, Córdoba, Tucumán, La Plata, Mar del Plata, entre los que se cuentan: Aldo de Sousa, Barro, Del Infinito, Diego Obligado Galería de arte (Rosario), Gachi Prieto, Nora Fisch, Rubbers, Hache, La Arte (Salta), NAN Galería (Mar del Plata), Quimera, Ruth Benzacar, Smart Gallery, Valerie (Mendoza), Vasari, Via Margutta (Córdoba), entre el extenso listado.

En cuanto a la programación que acompaña a las galerías, en el Paseo de las Artes tendrá lugar la Isla de ediciones de Proa, el espacio del Ministerio de Cultura de Nación, las propuestas Fondo fluido y Coleccionables de emergencia, Belleza y Felicidad Fiorito, Amia, la Tienda de objetos que acerca al público objetos de autor y el programa de performance coordinado por Diego Bianchi que se despliega también en el predio de la feria.

Por su parte, la Isla de ediciones curada por Clara Esborraz presenta su octava edición en el marco de la feria con proyectos editoriales publicados durante el año, que vincula la práctica artística y la editorial y que dará a conocer entre el 5 al 7 las producciones de instituciones nacionales y regionales desde catálogos, ensayos y fanzines editados por artistas con cuatro editoriales invitadas: Ivan Rosado (Rosario), Asunción Casa Editora (Buenos Aires), Arquitectura y fantasía (La Plata) y SED Editorial (Córdoba), y revistas de distintos lugares.

Aunque también habrá un homenaje a Norberto Gómez con un conversatorio entre Andrés Duprat, director del Museo Nacional de Bellas Artes y la curadora Florencia Battitti, el viernes.

¿Qué es lo que no se puede perder al visitar arteBA como público? "Hay que venir, entrar, estar en contacto con las obras, preguntarles a los galeristas. También hay toda una programación artística que se inaugura a partir de mañana en el espacio público que es de entrada libre y gratuita, así que no se pierdan de venir y estar en contacto con el arte. Desde las galerías, desde los programas artísticos, encontrándose con los artistas, las galerías. Lo importante es volver a la presencialidad y a estar en contacto con el arte", invita Palacios.

La nueva edición se desarrolla del 3 al 7 de noviembre de 12 a 20, el 4 es la pre-feria y del 5 al 7 para público en general, en el Arenas Studios del barrio porteño de La Boca (Avenida Don Pedro de Mendoza 965), previa reserva y compra de entrada online en www.arteba.org.

La programación variada de la feria combina lo gratuito con la entrada general de 600 pesos y 300 para estudiantes y jubilados.

(Télam)