El cantante estadounidense Aaron Carter estaba escribiendo sus memorias cuando falleció repentinamente el pasado 5 de noviembre, y aunque sus allegados sostienen que finalmente había decidido desistir del proyecto, la editorial Ballast Books anunció que la publicación fue pospuesta por respeto al duelo de la familia pero que llegará a las librerías próximamente para contar su historia "con toda belleza y crudeza".

Aaron Carter fue conocido principalmente por ser el hermano menor de Nick Carter, integrante de la banda Backstreet Boys, aunque desde muy chico proyectó una carrera musical propia que lo llevó a lanzar a los 10 años su primer álbum homónimo, que alcanzó a ser disco de oro.

Con una incógnita todavía vigente acerca de las causas del desenlace, el joven de 34 años fue encontrado muerto en una bañera el pasado 5 de noviembre. Enseguida trascendió que antes de su muerte estaba trabajando junto al periodista Andy Symonds en sus memorias, que iban a llevar como título "My Father's Son: Aaron Carter: An Incomplete Story Of An Incomplete Life".

Al parecer, la biografía se iba a publicar originalmente mañana, pero la editorial, decidió retrasar el lanzamiento por un tiempo. "Por respeto a la familia Carter, mi cliente ha decidido aplazar la publicación del libro en este momento", sostuvo Scott Atherton, el abogado que representa a la editorial, en declaraciones al portal Page Six. Y acotó: "El señor Carter no era solo una celebridad, sino también un padre, un hermano, un hijo y un amigo para muchos que todavía lloran por él".

Aunque no se reveló la nueva fecha para su publicación, el abogado aseguró que la obra estaba dentro de los planes de Aaron: "Quería que se contara su historia y eligió a Andy Symonds, un periodista y muy respetado, para contarla con toda su belleza y crudeza".

Sin embargo, el representante del rapero desmintió esta versión y reveló que, días antes de su muerte, el hermano de Nick Carter no solo se desentendió del libro sino que trató de frenar su salida: "Aaron dijo 'No quiero tener nada que ver con esto' y se detuvo, por lo que el hecho de que el editor diga que tiene luz verde es mentira. Eso va en contra de los deseos de Aaron", indicó.

También la actriz Hillary Duff, con quien el cantante salió cuando era un adolescente, calificó el lanzamiento de repugnante. "Es realmente triste que en la misma semana de la muerte de Aaron haya un editor que parece estar publicando imprudentemente un libro para sacar provecho de esta tragedia sin tomarse el tiempo o el cuidado para verificar la validez de su trabajo", dijo al periódico Daily Mail.

En los últimos tres años, el cantante se había sentado durante horas con el escritor Andy Symonds para concederle una serie de entrevistas que pudiera utilizar como fuente para escribir sus memorias para compartir su relación con el consumo de drogas, sus intrincadas relaciones familiares y sus interacciones con el también fallecido cantante Michael Jackson, con el que tuvo un desafortunado encuentro.

"Aaron era un alma bondadosa, gentil y con un gran talento, que no estaba libre de sus propios demonios. Estaba muy emocionado por contar su historia, y siento que le debo que se publiquen las partes que completamos. Aaron fue un libro abierto durante el proceso de escritura. Es una trágica ironía que su autobiografía nunca incluya todas sus historias, pensamientos, esperanzas y sueños tal y como él pretendía", aseguró el periodista tras conocer la noticia de la muerte del cantante.

Rápidos de reflejos, los editores del sello Ballast Books se apuraron a anunciar que el texto estaba concluido y que llegará a las librerías dentro de unas semanas. No solo eso: anticiparon que la obra incluye un inquietante presagio sobre la forma en que acabó perdiendo la vida en el que Carter evoca cómo las presiones de la fama le dejaban exhausto, tanto que alguna vez se quedó dormido en la bañera. "Recuerdo que me encerré en el baño de una de nuestras habitaciones de hotel y me quedé dormido en la bañera porque necesitaba dormir más. Mi madre echó la puerta abajo, temiendo que me hubiera ahogado ahí dentro", relata el joven en ese tramo que podría haber pasado desapercibido en otro momento pero que se redimensiona a la luz de su trágico final.

Symonds aseguró que "Aaron fue un libro abierto durante el proceso de escritura. Es una ironía trágica que su autobiografía nunca incluirá todas sus historias, pensamientos, esperanzas y sueños como él pretendía”.

Los problemas de adicción y los vaivenes emocionales de Carter siempre se han asociado a su díscola infancia ligada a las exigencias que la industria musical impone muchas veces a las estrellas juveniles, aunque irónicamente fue la música -la misma razón por la que se hizo famoso a la sombra de su hermano mayor, Nick- la que le permitió mantenerse a flote en sus peores momentos.

"Hacer ritmos me salvó la vida. Siempre tuve tendencias suicidas, especialmente en esos años. Nunca intenté suicidarme, pero nunca tuve a nadie con quien hablar de ello. Pero sabía que amaba demasiado la vida como para hacerlo. Espero no hacerlo. Después de haber perdido a mi propia familia, quiero tener la mía. Ese es el mejor sentimiento posible", dice el joven en otro de los fragmentos difundidos de la inminente biografía. (Télam)