Lentes de realidad virtual, robots, automóviles solares, maquetas con infraestructura de megaciudades distópicas o prototipos tecnológicos pensados para cumplir sueños como el de la vida eterna, son algunos de los objetos, ideas y desarrollos que se pueden ver en el flamante Museo del Futuro de Alemania, un espacio dedicado a temas sobre tendencias tecnológicas, inteligencia artificial, big data y vida en el espacio, que busca poner en el centro de la escena una realidad en permanente transformación que plantea preguntas sobre la relación entre tecnología y humanidad.

¿Cómo viviremos en 10, 20 o 50 años? ¿Cómo se desarrolla la tecnología y qué desafíos plantea para la sociedad? ¿Qué contratos éticos se deben tener con estas tendencias y cuáles son los miedos de esta injerencia? ¿Puede la tecnología cumplirnos el sueño de no enfermar o envejecer?. Esas y otras tantas preguntas dieron origen a este museo ubicado en el casco histórico de la ciudad de Núremberg, que costó casi 28 millones de euros, llevó tres años de construcción y esperaba abrir sus puertas en 2020 pero por la pandemia debió aplazar la inauguración hasta ayer.

De acuerdo a la agencia de noticias DPA, el edificio de tres plantas presenta 250 objetos, maquetas y prototipos que ilustran cómo podría ser la vida en el futuro. La exposición incluye vehículos supersónicos así como coches voladores e invita a reflexionar sobre los aspectos éticos de las tecnologías. Los visitantes, también, pueden interactuar con robots o crear un bebé a diseño en una computadora.

Entre lo más destacado, de acuerdo a la comunicación del espacio, figuran un globo terráqueo de tres metros de diámetro sobre el que se proyectan los datos climáticos actuales, un tubo descendente en el que los visitantes pueden realizar experimentos de ingravidez, una combinación futurista de taxi volador y un vehículo hiperloop real.

Los objetos busca interpelar a los espectadores a través de un recorrido que comienza en la individualidad de las personas con ejes temáticos como "trabajo y vida cotidiana" y "cuerpo y mente", luego amplía la perspectiva sobre "ciudad sistema” y el “sistema tierra” y finalmente termina con el sueño de la humanidad de viajar a través del “espacio y tiempo”, entre otros tópicos que cruzan tecnología, ciencia y cultura. (Télam)