El Premio Nobel de la Paz y artista visual Adolfo Pérez Esquivel retoma su mirada sobre América Latina en la muestra "Senderos de arte de ayer y de hoy", que contiene dibujos, pinturas, grabados y esculturas realizadas desde 1950 a la actualidad, y se inaugurará el 25 de junio en el Museo Lucy Mattos de Vicente López.

Con curaduría de Laura Casanovas, la muestra postergada desde marzo une arte, historia y militancia para una trayectoria artística y de vida que "propone en todo momento renovados rumbos alentada siempre por un mismo compromiso humano", define la curadora.

La exhibición invita a un recorrido por los distintos períodos artísticos de Pérez Esquivel, a modo de síntesis, con cerca de 40 obras que permiten observar la búsqueda que expresa la preocupación social del artista y defensor de los derechos humanos.

Se exhiben "escenas que vislumbran identidades y culturas, la vida urbana, las luchas sociales, la fe religiosa de los desamparados, la guerra, el límite por momentos demasiado lábil entre vida y muerte, las dictaduras y las desapariciones, las manifestaciones artísticas de los pueblos, la mujer y los afectos familiares", describe Casanovas.

"Quiero contar la historia de América Latina. Primero soy artista, después militante. Las dos cosas se funden, todo mi arte tiene que ver con la vida, con lo que realizo y creo que eso es importante", afirma Pérez Esquivel sobre su obra. Y también dice: "Dibujo y escribo permanentemente. Son lenguajes distintos. A veces entra la palabra y a veces la forma".

Su obra tiene ecos del arte moderno rioplatense con la obra de Antonio Berni y su Juanito Laguna, del muralismo mexicano y del grupo local Espartaco, y una obra presente "en el espacio público con esculturas y pinturas murales emplazadas en instituciones y lugares de rescate de la memoria y de la historia de América Latina y de Europa", enumera la curadora.

"Nunca hubo escisión, en su caso, entre arte y lucha. Los dibujos en tinta y grafito, las xilografías, las pinturas en acrílico y las esculturas en bronce, madera, mármol y cemento descubren distintas etapas estilísticas con propuestas plásticas cercanas tanto al realismo como a las vanguardias, sobre todo de raíces latinoamericanas, pero con soluciones formales propias", describe Casanovas.

Pérez Esquivel nació en Buenos Aires el 26 de noviembre de 1931, aprendió a tallar madera en el Patronato Español de Colegiales donde estuvo de pupilo. Su abuela Eugenia, hablante de guaraní, le transmitió la historia y tradición de los pueblos originarios. Se formó en la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano y en simultáneo despertaron sus inquietudes sociales. Conoció y visitó el taller de Benito Quinquela Martín en La Boca, y luego fue profesor de la Belgrano, la Facultad de Arquitectura de la Universidad de La Plata y en el Instituto del profesorado de Azul.

Su intensa actividad artística se concentró en la pintura, los murales y monumentos, entre los que se destacan el "Vía Crucis Latinoamericano" y "Paño Cuaresmal" realizados en 1992 en conmemoración a los 500 años de la conquista de América.

En 1980 recibió el Premio Nobel de la Paz "en reconocimiento a su defensa de la democracia y los derechos humanos por medios no-violentos, frente a las dictaduras militares en América Latina".

Como militante, sufrió detenciones y torturas y fue dejado cesante de sus cargos docentes por la última dictadura cívico militar después de agosto de 1977.

Fue presidente del Consejo Honorario del Servicio Paz y Justicia de América Latina y es miembro del Tribunal permanente de los pueblos, del Comité de Honor de la coordinación internacional para el decenio de la no-violencia y de la paz.

Entre sus obras se destacan el Monumento a los Refugiados, en la sede del Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (Acnur) en Suiza; el Mural de los Pueblos Latinoamericanos en la Catedral de Riobamba (Ecuador); y la escultura de bronce en homenaje a Gandhi en la Plaza Gandhi (Barcelona). Otras están en las colecciones de museos como el Castagnino y el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario, así como en países de Latinoamérica, Europa y Canadá.

"Manifestarme a través de las obras es parte de la vida. Tiene que ver con todo lo que hago y pienso", dice Pérez Esquivel.

La muestra se inaugura el sábado 25 de junio a las 13 en el Museo Lucy Mattos (Av. Del Libertador 17426, Beccar- Partido de San Isidro) y puede visitarse de miércoles a sábado de 11 a 19 y domingos de 10 a 18. (Télam)