A casi medio siglo de su única edición argentina se reedita el thriller "La Orquesta Roja" de Gilles Perrault, una novela basada en hechos reales traducida a 19 lenguas, que además de narrar la historia de un grupo de músicos que cumplían órdenes de la mayor red de espionaje soviética durante la Segunda Guerra mundial, despliega la trama de todo un accionar que resistió de formas muy diversas al nazismo.

"La Orquesta Roja" es una historia llena de suspenso e intriga publicada por la editorial Punto de Encuentro, donde Perrault (París, 1931) narra en detalle la historia de la red de espías soviéticos que causó estragos en las filas nazis, a tal punto que Hitler lanzó a la Gestapo contra ellos y se entabló un combate brutal cuyo escenario fue Alemania y toda la Europa ocupada.

El libro cuenta cómo la organización espía y musical, una vez implantada en el corazón mismo del imperio nazi, extendió sus redes por todo el territorio ocupado y jugó un papel decisivo en la derrota de Alemania.

El protagonista de "La Orquesta Roja" es su director, Leopold Trepper, cuyo apodo dice lo suficiente sobre su importancia: "el Gran Jefe", considerado por los especialistas en espionaje bélico un "grande entre los grandes".

Cuando Hitler se enteró de que unos sospechosos amateurs "tocaban el piano" en Berlín, Bruselas, París y Amsterdam, lanzó a la elite de la Gestapo contra los músicos cuya acción amenazaba la integridad del Tercer Reich.

Durante años, el espía judeo-polaco Leopold Trepper y sus compañeros se hicieron con valiosísima información proveniente de la Alemania nazi que hacían llegar a la Unión Soviética. Descubrieron secretos diplomáticos y detallada documentación sobre infinidad de movimientos militares y fueron clave en el devenir de la Segunda Guerra Mundial: en la novela aparecen barones zaristas, hombres de negocios, clérigos, amas de casa, enfermeras, secretarios antinazis que serán los confidentes de Trepper.

El relato se detiene en los villanos, en los héroes, en los cobardes y los mártires que genera la Gestapo en su salvajismo por silenciar la música de Trepper y evitar que lleguen los mensajes a la Unión Soviética.

Su autor, el periodista, novelista y guionista Gilles Perrault, cuyo verdadero nombre es Jacques Peyroles, es un simpatizante de la extrema izquierda que en 1977 se afilió en el Partido Comunista, después de haber pasado por el socialismo. De hecho, es uno de los fundadores, junto al cantante Renaud, del colectivo "Ça suffat comme ci", que lanzó en 1989 el llamamiento por la abolición de la deuda del Tercer Mundo. En enero de 1997 fue elegido vicepresidente de la Sociedad de Amigos de la Humanidad.

El protagonista de su novela histórica es el judío Leopold Trepper, cuyo verdadero nombre era Lejb Domb, también conocido por otros nombres en clave como Gilbert y Otto. Perrault cuenta en su novela que nació en Nowy Targ, pueblo de la región de Galitzia, antes polaca y luego mayormente soviética, que aún muy joven fue reclutado por las juventudes sionistas Hashomer Hatzair y que con apenas 20 años emigró al Mandato británico de Palestina y cooperó en la fundación del grupo comunista "Unidad", que preconizaba la unión de judíos y árabes contra el capitalismo para la paz en Oriente Próximo.

En 1929 fue expulsado por los británicos y pasó tres años en Francia militando en un grupo de comunistas extranjeros antes de viajar a Moscú con el pretexto de estudiar, pero en realidad empezó su carrera como espía. Participó en la red de espionaje soviética Fantômas, que operaba en París desde 1932, uno de cuyos animadores era Jacques Duclos, más tarde vicepresidente del Parlamento francés.

Antes de la guerra, Trepper ya había creado en Bruselas la Orquesta Roja y desde que la Unión Soviética entró en la guerra, en 1941, los pianistas o radiotransmisores enviaron a Moscú más de dos mil despachos de suma importancia, redactados por 290 agentes "que no eran espías profesionales, sino furibundos antinazis de diversas nacionalidades", no siempre comunistas, entre ellos algunos alemanes.

Incluso varios de sus hombres anticiparon a Stalin la fecha exacta de la entrada en guerra de Alemania contra la URSS: madrugada del domingo 22 de junio. El almirante Wilhelm Canaris, jefe de los servicios secretos militares alemanes, dijo de Trepper: "Su actuación costó 200.000 muertos a Alemania".

La actuación de Trepper se limitó a la red francobelga. Su fachada fue una empresa de venta de impermeables y, posteriormente, una firma comercial: Simex. Esta compañía vendía todo tipo de pertrechos al ejército alemán, lo que le permitía estar al corriente de sus necesidades. Los alemanes pasaban por alto que con frecuencia la compañía se abasteciese en el mercado negro, ya que eso daba precios más bajos.

El libro de Perrault es de 1967 y Trepper publicó sus memorias en 1975 con el título "El Gran juego". El nombre de Orquesta Roja se lo otorgó la Gestapo. A estos grupos pertenecieron los círculos de Berlín en torno a Harro Schulze-Boysen y Arvid Harnack y la red organizada por Léopold Trepper y Anatoly Gourevitch en París y Bruselas.

El resumen del argumento de la novela de Perrault no revela la verdadera dimensión del libro. Su autor recorrió durante tres años Europa en busca de los sobrevivientes de la orquesta. Habiéndolos encontrado, se lanzó a descubrir, no solo los hechos, sino los motivos que los desencadenaron hasta llegar a develar cómo ellos mismos causan su propia destrucción.

La red de espionaje fue creada por Trepper y Gourevitch durante la entreguerras a instancias de Ian Berzine, el jefe del servicio de inteligencia del Ejército Rojo, el GRU, pero realmente reorienta su objetivo contra el nazismo a partir del estallido de la Operación Barbarroja en junio de 1941. Sus primeros agentes fueron reclutados entre los comunistas de estricta obediencia.

La sede en Bruselas se oculta tras la pantalla de una empresa de impermeables que prospera gracias a sus filiales en los países escandinavos y establece relaciones comerciales con Francia y los Países Bajos: el "Rey del Caucho, Excelente Gabardina Extranjera" con sede en la rue Royale de Bruselas.

La idea de Trepper era crear en el extranjero sociedades comerciales que sirvieran de fachada y de fuente de financiación de la red. Al frente de estas empresas, Trepper (que también se hacía llamar Adam Milker), sitúa a hombres de confianza a los que recluta en los movimientos de resistencia franceses, belgas, holandeses y alemanes.

Perrault lo presenta como el "gran director" de la Orquesta Roja, el jefe de toda la red, algo que también hace Trepper en sus memorias, sin embargo, esa responsabilidad ha sido disputada desde la década de 1990 y su personalidad es objeto de controversia, en particular por Thierry Wolton, quien lo acusó de atribuirse las hazañas de armas de todas las redes de la Orquesta Roja.

En 2003, un documental alemán dirigido por Stefan Roloff, hijo de uno de los miembros de la red de Berlín, reafirmó la identidad alemana de esta red. Y en 2021, Rémi Kauffer explicó que la organización de la Orquesta Roja no era ni estructurada ni piramidal.

Según él, la afirmación de Trepper del rango de "gran jefe" es una "farsa que los autores crédulos tragan con demasiada frecuencia. Trepper no tuvo contacto con las redes de Berlín", sentenció. El voluminoso libro "La Orquesta Roja" es el gran comienzo de toda una aventura histórica. (Télam)