La escritora, crítica literaria y ensayista Sylvia Molloy, autora de una novela emblemática como "En breve cárcel" (1981), pero también de otras como "El común olvido" (2002) y "Desarticulaciones" (2010), y referente de la escritura creativa, disciplina que dictaba en Estados Unidos, donde residía, falleció hoy a los 83 años, informó la editorial Eterna Cadencia.

Su último libro publicado en Argentina fue "Varia imaginación", una "versión engordada" -como lo llamó la autora en diálogo con Télam- del trabajo que ya había publicado en 2003 por Beatriz Viterbo y que era considerado un clásico de la literatura argentina.

Pionera en el abordaje de la cultura LGBTTIQ+ en sus ficciones y en tomar la autobiografía para producir literatura difuminando esa línea que parece determinar la rigidez de los géneros, Molloy había nacido el 19 de agosto de 1938 en la Ciudad de Buenos Aires, pero residía desde hacía décadas en Nueva York.

En esa ciudad estadounidense ejerció la docencia y llegó a convertirse en 1974 en la primera mujer en conseguir un puesto titular en la Universidad de Princeton; mientras que en 2007, fundó la maestría en escritura creativa español en la New York University, la primera en los Estados Unidos.

Su novela "En breve cárcel" se convirtió en ícono de la literatura queer, la había escrito en 1981 con el país todavía atravesado por la mirada restrictiva de la dictadura, El libro se publicó en España pero tardó varios años en llegar al país.

Ese trabajo tuvo varias reediciones, una de las primeras estuvo a cargo de Ricardo Piglia en la serie del Recienvenido del Fondo de Cultura Económica, y logró instalar sin ambigüedades una historia de amor entre mujeres como no lo había hecho antes ningún otro texto en la literatura argentina.

La narradora y ensayista retomó la temática homosexual en su segunda novela, "El común olvido", un libro con más presencia autobiográfica que narra la peripecia de un académico argentino que vive en Estados Unidos -como ella, que estaba radicada en territorio estadounidense desde hacía más de 40 años- y que regresa a Buenos Aires con un proyecto de investigación que funciona como excusa para traer las cenizas de su madre.

Autora de "Las letras de Borges", "Acto de presencia", "Desarticulaciones" y "Vivir entre lenguas", Molloy estaba abocada en los últimos años a dos proyectos que la llevaban a repasar sus propios textos: la reedición de "Varia imaginación" y la traducción al inglés de "Vivir entre lenguas".

En abril de este año Eterna Cadencia publicó "Varia imaginación" en el que desde la potencia de lo breve se condensa el devenir de una vida narrada desde momentos condensados que también pueden leerse como el despliegue de la posición de Molloy ante lo autobiográfico: "Una autobiografía es construir un personaje que sos vos, pero es como un trabajo de ficción, no es distinto", había dicho a esta agencia. (Télam)