Pablo López, ministro de Hacienda bonaerense, se refirió a las consecuencias que traerá haber aprobado la Ley Impositiva con los cambios hechos por la oposición: “Habrá menos recursos para poder hacer políticas que beneficien a los sectores más necesitados. La oposición tuvo una actitud para beneficiar a los sectores más concentrados”, apuntó.

En este sentido, destacó que “el objetivo era mantener la recaudación en términos reales, que los sectores más altos hagan un esfuerzo mayor y sectores menos beneficiados un menor esfuerzo”. En tanto, aseveró que ahora la provincia de Buenos Aires tendrá “10 mil millones menos para obras en los barrios más necesitados, asfaltos, cloacas, y escuelas”.

“La preocupación que ellos marcaban era con los sectores medios, pero quedó claro que no era eso. Atendiendo esas preocupaciones, planteamos modificaciones, pero no alcanzaron, y quedó expuesto que su preocupación paso por otro lado”, añadió.

Por otro lado, sobre la situación financiera de la Provincia, resaltó que “es compleja. Hubo un incremento del endeudamiento. El problema más grave es que hubo un cambio en la composición y el 80 por ciento de la deuda es en moneda extranjera. Cualquier aumento del tipo de cambio hace que la presión sobre la provincia sea mucho más grande”