En diálogo con Grupo La Provincia, el senador provincial del Frente de Todos y Secretario General de Canillitas, Omar Plaini, opinó sobre la judicialización en torno al pedido de regreso a clases presenciales, la fecha de las PASO y la situación actual de la CGT.

Además, se refirió al costo político del Frente de Todos tras las decisiones tomadas ante la pandemia de cara a las legislativas y criticó la comunicación del gobierno. “A veces el Ejecutivo tiene un exceso de exposición inconducente”, sostuvo.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Omar Plaini

¿Qué lectura hace de la judicialización generada en torno al pedido de regreso a clases presenciales en la provincia?

Es muy malo judicializar la política o politizar la justicia. Sin poderes independientes. La oposición comete un grave error al avanzar judicialmente sobre cuestiones que son meramente políticas, instrumentales, que tienen que ver con una pandemia, que es una situación inédita para la humanidad.

Como bien lo definió el Ejecutivo Nacional estamos ante un enemigo invisible, hay que cuidarse, hay que protegerse, eso es lo que ha intentado el gobierno y la respuesta que encontró, lamentablemente, fue judicializar la política. Estoy convencido de que eso no es bueno.

Respecto al debate por la fecha de realización de las PASO, ¿qué postura tiene?

Lo que decida nuestro frente lo vamos a acompañar. Si dada la situación en la que estamos frente a la segunda ola, mucho más virulenta que la primera, se puede correr unos días más no creo que eso complique a nadie porque la selecciones se van a realizar igual, tanto las PASO como las de medio término. Muchos de los países en el mundo han tenido elecciones en medio del covid y las llevan adelante.

"No creo que sea perjudicial para nadie correr un poco más la fecha de las PASO"

Después empiezan las especulaciones, los comentarios, las noticias, pero no creo que sea perjudicial para nadie correr un poco más la fecha porque, en definitiva, cada ciudadana y ciudadano que entra en un cuarto oscuro está solo ahí con la boleta y con la urna.

De cara a las legislativas, ¿cuánto cree que afectará al Frente de Todos el costo político de las medidas que han adoptado el presidente, Alberto Fernández, y el gobernador, Axel Kicillof, por la pandemia?

Siempre es un análisis muy subjetivo. Hay un hecho que es incontrastable: el actual gobierno recibió una situación ya caótica en el país, a eso se le suma la pandemia, que trajo como consecuencia una afectación social, económica, psicológica, social, que la volvió más difícil. Pero también es cierto que el Estado tanto nacional como provincial estuvo presente con los trabajadores y trabajadoras, con la educación, con la salud, con las pymes, y aspiro a que esto se valore bien por la mayoría ciudadana.

"Hay una concentración mediática muy fuerte que fija la agenda y creo que el gobierno todavía tiene que mejorar ahí"

También es cierto que hay algunas áreas que nosotros todavía no terminamos de resolver, como la de la comunicación, puntualmente la difusión y la información. Creo que ahí tenemos que mejorar porque hay una concentración mediática muy fuerte que fija la agenda y creo que el gobierno todavía tiene que mejorar ahí. Es un área muy importante. Hoy en las democracias modernas, cómo se informa y cómo se difunde es estratégico.

Esperemos que sigan llegando vacunas, que en eso estamos muy bien y es lo que hoy necesitamos. Ese también va a ser un tema central a la hora de que los ciudadanos y ciudadanas decidan con su voto.

"La vacunación va a ser un tema central a la hora de que los ciudadanos y ciudadanas decidan con su voto"

En esta lectura de la comunicación del gobierno que hace, ¿ve más flojo al presidente, al gobernador, a ambos?

No me gustaría hacer un análisis de esa naturaleza. Sí creo que en cuanto a la comunicación está mucho más ordenada la provincia. En el Ejecutivo Nacional hay nuevas complicaciones. Esto sí es cierto.

¿Puede haber fuego amigo ahí?

No. Yo no veo esa situación. Yo creo que a veces el Ejecutivo tiene un exceso de exposición que la veo inconducente. Pero quienes tienen responsabilidades, que son los funcionarios nombrados por el Ejecutivo Nacional, están alineados. Después, quien está afuera ya es otra cosa.

¿Cómo ve hoy a la relación de la CGT con el gobierno nacional?

Yo integro una corriente de la CGT, no el secretariado. Primero tengo que mirar la paja en el ojo propio. Necesitamos, en algún momento, llegar a un acuerdo de unidad sobre la base de un programa y sobre los cambios metodológicos en la forma de elegir ese secretariado. Insisto desde hace mucho tiempo en que no es el mejor mecanismo y también hace que estemos fragmentados porque, en general beneficia a los gobiernos opositores al sindicalismo.

"No creo que no haya alguien hoy que pueda liderar la representación de todas las organizaciones sindicales"

No creo que no haya alguien hoy que pueda liderar la representación de todas las organizaciones sindicales, en su momento lo tuvimos y creo que se puede recuperar pero hay que discutir cosas que para mi son centrales: Un programa del movimiento sindical argentino y encontrar una metodología de elección de esos representantes que no sea la que tenemos, que viene de 1983 y que hace que siempre terminen decidiendo doce o quince organizaciones grandes porque la cantidad de sus congresales es determinante.

No siempre lo numérico es lo más importante porque hay organizaciones que son chicas pero son estratégicas en el desarrollo nacional. Hace mucho tiempo que lo plateo. Seguiré arando en el desierto.

No ha encontrado quórum todavía…

No es fácil. En esto juegan los personalismos, los egos, las organizaciones numéricas o integrantes no quieren perder su protagonismo. Y yo creo que esto se define más por capacidad, por inteligencia, que por ser más chico o más grande