En diálogo con Grupo La Provincia, la diputada provincial de Juntos por el Cambio, María Eugenia Brizzi, opinó sobre las nuevas medidas restrictivas por la segunda ola de la pandemia, la polémica generada en torno al pedido de regreso a clases presenciales, la postergación de las elecciones, y el posicionamiento del espacio opositor de cara a noviembre.

“Hay un malestar muy grande por las medidas que toma el gobierno constantemente desde el escritorio, sin entender que hay gente que si no sale de la casa no come”, afirmó.

 

Your browser doesn’t support HTML5 audio

María Eugenia Brizzi

¿Qué opina de las nuevas restricciones anunciadas por el gobierno ante esta segunda ola de la pandemia?

Si bien estamos atravesando una crisis sanitaria compleja, también se entiende que hay un amesetamiento de casos, elevado, pero amesetamiento, por lo que, en principio, habría que ver cuáles son las consecuencias de las medidas que se tomaron hace tiempo sobre todo porque en la provincia de Buenos Aires, especialmente, el conurbano, ya la parte comercial está muy complicada y muchos comercios no resistirían un nuevo cierre.

No sólo eso; estamos hablando de un 50 por ciento de pobreza, con lo cual hoy en día el problema de acatar las medidas restrictivas ya no es una cuestión de voluntad sino de poder o no poder. Esperemos que dejen al sector comercial desarrollarse con las menores consecuencias negativas posibles porque ya están casi con golpe de muerte.

¿Cree que el gobierno no contempla estas cuestiones?

Creo que nos dijeron durante mucho tiempo que habían adecuado el sistema sanitario y hoy se siguen dando cuenta que no alcanza, que la gente está en una desobediencia civil, pero no por rebeldía, sino por haber estado encerrada un año para encontrar que el gobierno no planificó, no trabajó, para encontrar la forma de salir adelante.

"El problema de acatar las medidas restrictivas ya no es una cuestión de voluntad sino de poder o no poder"

A todo esto tenemos que sumarle, y esto estoy convencida de que el gobierno sabe que va a suceder, pero no sabe cómo va a resolverlo, que es que no tienen hoy en día la capacidad de afrontar una ayuda económica como se dio el año pasado, si bien fue insuficiente. La economía argentina no está en condiciones de emitir 8 puntos del PBI para poder sostener a la población que más lo necesita, entonces el cierre apresurado o no planificado del año pasado está teniendo hoy sus consecuencias. La gente está cansada, asustada, con incertidumbre, y no está siendo acompañada en este sentido.

Nos encerraron demasiado temprano y esto generó un malestar en la sociedad y lo hicieron con promesas como vacunarnos en estos quince días y eso no está sucediendo en forma dinámica, reabrir las escuelas, lo que tampoco sucede. Hay un gobierno que toma decisiones apresuradamente y son medidas que no se sostienen en el tiempo.

¿Qué lectura hace de la polémica generada en torno a la nueva suspensión de clases presenciales en distritos en Fase 2 a raíz de la segunda ola de covid?

No estamos en abril del 2020. Estamos en abril del 2021. Tuvieron las escuelas todo un año cerradas cuando está demostrado en todo el mundo que el nivel de contagio dentro del aula es ínfimo. Se podrían haber planificado formas de resolver el transporte de docentes y de padres; tenemos un sector como el de micros escolares que está en quiebra, con planificación y trabajo se podría haber intentado buscar soluciones.

"Nos dijeron durante mucho tiempo que habían adecuado el sistema sanitario y hoy se siguen dando cuenta que no alcanza"

El gobierno no está midiendo las consecuencias psicológicas para los nenes y adolescentes de haber estado todo un año sin clases, haber retomado diez días y volver a encontrarse con esta separación de los amigos, los profesores, la socialización.

Respecto a la postergación de las elecciones, ¿qué postura tiene?

Es un tema a abordar en forma multifacética. En principio, por lo que había dicho el gobierno, ya deberíamos estar casi todos vacunados. El primer problema es que no se cumplió con la campaña de vacunación, entonces no llegamos a la fecha de las PASO con la cantidad de gente vacunada que se prometió.

En segundo término, creo que hay que rever el concepto PASO y todo el sistema electoral de la provincia de Buenos Aires y la Argentina; es posible que esto pueda evolucionar hacia unas internas partidarias, pero no es un año para tratarlo. En años electorales esto no se debate.

"El debate del corrimiento de la fecha de las elecciones tiene un claro tinte partidario y político de fondo"

Desde el año pasado vienen hablando del tema, creo que tiene un claro tinte partidario y político de fondo, creo que esa es la intencionalidad y creo que hay que dar un debate serio de la reforma del sistema electoral. Pero en este contexto de pandemia que atravesamos, y por eso se encomendó a las autoridades del partido que vayan a trabajar en equipo con el oficialismo para llegar a una conclusión, hay que tomar las medidas necesarias para proteger a toda la población. Si las personas encomendadas a eso entienden que el camino es el corrimiento, nos parece bien.

¿Cómo ve posicionado a Juntos por el Cambio de cara a las legislativas?  

Escuchando a los vecinos, tal y como nos pidió la ex gobernadora María Eugenia Vidal, tenemos una muy buena recepción. Muchos que nos acompañaron en 2015 y después se sintieron desilusionados y no lo hicieron en 2019, están viendo que no era ese el camino, que es este. Creo que como espacio vamos a poder hacer una buena elección, si bien no es momento de hablar de elecciones.

Hay un malestar muy grande por las medidas que toma el gobierno constantemente desde el escritorio, sin entender que hay gente que si no sale de la casa no come. Por ejemplo, aquí una olla popular que trabaja los viernes entre las 20 y las 21 recibe gente desde las 19 que viene de Morón, Moreno, La Matanza. Esa gente termina de comer y tiene dos horas de viaje hasta volver a su casa.

Cuando uno toma medidas sin conocer las consecuencias, genera malestar en la población, entonces tenemos una mezcla de incertidumbre, miedo, desesperanza. Es un combo muy complicado para la sociedad