En diálogo con Grupo La Provincia, el intendente de Puan, Facundo Castelli, se refirió al fuerte aumento de contagios de covid en el distrito que comanda y la escasez de camas en la zona. También opinó sobre la presencialidad en las escuelas y repasó los planes de obra pública para este año. “Vamos a destinar más de 50 millones de pesos en cuadras nuevas de asfalto y reasfaltado”, contó.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Facundo Castelli

¿Cómo está la situación epidemiológica y sanitaria en Puan?

Compleja. En los últimos quince días hemos tenido un rebrote importante, lo que nos lleva a tener hoy 130 caos activos y eso ha hecho que desde el miércoles estemos en Fase 3, con las restricciones que ello implica. La ocupación de camas y terapia también venía compleja, porque de cuatro respiradores teníamos ocupados dos con personas que lamentablemente han fallecido, y hay un 25 por ciento de ocupación de piso de zona covid.

Nunca habíamos vivido esta situación, ni en la época más crítica del año pasado y no esperábamos que fuese tan rápido el contagio y que se viera reflejado en nuestros lugares, que son chicos. Cuando empezó la pandemia y los casos crecían de manera importante en el conurbano y en los grandes centros urbanos, lo veíamos muy lejano y hoy en porcentaje vamos a la par de ese crecimiento.

"Nunca habíamos vivido esta situación, ni en la época más crítica del año pasado"

Nos tiene muy preocupados porque, además, nos afecta al personal de salud. Al ser pocos, cuando hay muchos aislamientos, como ahora que hay más de 500 personas aisladas, implica menos enfermeras, mucamas, profesionales de la salud, lo que genera escasez del personal sanitario.

¿Qué disponibilidad de camas tienen hoy?

Tenemos alrededor de diez camas para que estén las personas que no necesiten asistencia respiratoria en piso. Para quienes necesitan este tipo de asistencia, tenemos armada una terapia intermedia con dos respiradores y otros dos de apoyo. El año pasado era un buen número porque se estimaba un respirador cada diez mil habitantes, hoy eso se ve superado y nos preocupa que en la región el problema es el mismo y, en nuestro caso, por ejemplo, la derivación hay que hacerla a Bahía Blanca, que hoy también está saturado con las camas.

"El año pasado se estimaba un respirador cada diez mil habitantes, hoy eso se ve superado"

Ante esta situación, ¿analiza la posibilidad de pedirle a la Provincia que baje al municipio de fase como han hecho otros intendentes?

Por ahora no porque luego de este pico al que llegamos, hace tres días venimos de manera estable. Por el momento, con las restricciones que empezamos a imponer desde el miércoles último creemos que la curva de contagios va a disminuir. En caso de que esto no suceda, obviamente definiremos con la Provincia esta cuestión, para eso estamos en contacto diariamente. Esperemos que con estas medidas baje la cantidad de contagios.

Respecto a la polémica por la nueva suspensión de clases presenciales en distritos en fase 2, ¿qué opinión tiene?

En mi distrito, que son las estadísticas que yo manejo, no hay contagios en las escuelas. Hay protocolos muy cuidados, la cantidad de chicos que asisten no es grande y están divididos en burbujas, y en estos lugares del interior tenemos la ventaja de que a los chicos se los lleva a la escuela caminando o en auto, no hay transporte público y eso hace que no crezca la cantidad de gente que circule.

"Soy partidario de que las clases sigan porque los chicos lo necesitan desde lo pedagógico y lo social"

De mantenerse esta cantidad de contagios, soy partidario de que las clases sigan porque los chicos lo necesitan desde lo pedagógico y lo social, para estar integrados, tener una salida de su casa. Sí estoy de acuerdo en que hay que analizarlo de acuerdo a las estadísticas y el personal educativo disponible.

Teniendo en cuenta que la pandemia ha cobrado el protagonismo de las gestiones, ¿cuáles son sus objetivos para este año?

La idea es, a través de convenios con Nación y Provincia, apostar a la obra pública que, más allá de llevar beneficios a los vecinos genera mano de obra. Estamos haciendo una ampliación de cloacas en la ciudad cabecera de casi 25 millones de pesos, empezamos con tareas de repavimentación, a través del FIM 2020, en las localidades de 17 de Agosto, Felipe Sola y Bordenave, y hemos empezado con algunas cuadras de asfalto y repavimentación en Darregueira.

Además, hemos recibido un anticipo del FIM 2021 de más de 50 millones de pesos que vamos a destinar a cuadras nuevas de asfalto y reasfaltado. Esa va a ser nuestra prioridad, más allá de que también tenemos en carpeta la ampliación de cloacas en Puan, el agua potable de Felipe Sola y, a través del PREIMBA, una serie de bicisendas y recambio de veredas de plazas. La apuesta es a la obra pública para reactivar, no sólo la mano de obra local, sino también los corralones locales. Siempre la prioridad es comprar localmente y que el trabajo lo haga gente de nuestro distrito