Miguel Díaz, secretario general de Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (UDOCBA), dejó en claro que de cara a las negociaciones con el Gobierno el objetivo es “recuperar y blanquear el salario”.

Por otro lado, indicó que la cláusula gatillo “es una garantía frente a la inflación”, que a lo largo de todo 2019 acumula un incremento del 48,3%, cuando resta cuantificar la correspondiente a diciembre. Esa medición la convierten en la más alta desde 1991.

Asimismo, se mostró confiado en cuanto al abordaje que le dé el gobierno provincial a la situación salarial y de condiciones de trabajo de los docentes: “Este gobernador -Axel Kicillof- es una persona de palabra que quiere mejorar las condiciones de vida de los docentes”, aseveró.

Otro dirigente sindical que coincide con lo postulado por Díaz es el secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, quien resaltó que la idea es “mejorar el salario docente y no perpetuarlo en una foto”