La obra que conectará la Autopista Buenos Aires-La Plata y el Camino Centenario a la altura de City Bell comenzarán la semana próxima, con un plazo de ejecución de unos 540 días y una inversión de $ 427 millones, se informó hoy oficialmente.

Voceros de la empresa Aubasa, la concesionaria estatal de la autopista, indicaron que la nueva conexión City Bell es una obra proyectada hace 30 años en el diseño original de la Autopista, y que nunca fue concretada.

El proyecto consiste en la construcción de un tramo de 2,1 km de extensión que conectará la Autopista a la altura del km 42, con el Camino Centenario a la altura del Parque Ecológico

El presidente de Aubasa, Víctor El Kassir, estimó que el beneficio directo será sobre unos 10.000 automovilistas que usarán esta alternativa cada día.

"Viajar de City Bell a CABA será 12 minutos más rápido que hoy, lo que se traduce en dos horas de ahorro por semana; el ahorro en el consumo de combustible se calcula en 36 litros al mes por vehículo", explicó, y destacó que se evitarán las emisiones de gases en unos 372 tn de dióxido de carbono, además de que no tendrá peajes adicionales.

La Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires advirtió sobre el impacto ambiental en una zona inundable, y pidió la intervención de los expertos de la Universidad Nacional de La Plata para que analicen los riesgos en la región.

El defensor adjunto, Walter Martello, afirmó que "el nuevo tramo atraviesa zonas topográficamente muy bajas e inundables. Por eso es necesario que intervengan los expertos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) que vienen estudiando la problemática hídrica en la región, y que han elaborado el Plan Director de Reducción del Riesgo de Inundaciones".

Advirtió que la obra generará algunos inconvenientes durante su etapa de construcción e impactará de forma directa en una zona inundable y con importancia ambiental, por lo que solicitó que se instrumenten mecanismos que permitan monitorear de forma permanente y sistemática el cumplimiento del plan de mitigación, y las acciones de compensación contempladas en el proyecto.

La concesionaria indicó que los sentidos de escurrimiento natural de la cuenca Arroyo Martin y Carnaval (atravesados por la traza) y la red de drenaje superficial, se minimizará mediante obras de desagüe transversales y longitudinales que no interfieran con los cursos principales de agua.

(Télam)