Cambiemos está decidido. Quiere disputar el único territorio que le fue adverso en las últimas elecciones: La Tercera Sección Electoral. Con el objetivo de darle el golpe al peronismo en el territorio bonaerense, los alfiles del oficialismo, comandados por Néstor Grindetti, afinan el trabajo para el 2019.

Es que el bastión del peronismo y donde hay un gran caudal de votantes, fue el único espacio donde Cambiemos no marcó una diferencia notable. Por ejemplo, en la Sexta, Cambiemos sacó más de un 50% de los votos. Envalentonados con la idea de lograr las 101 victorias que se obtuvieron en 2017, las reuniones de los dirigentes de la Tercera son cada más asiduas y ya pusieron un objetivo: Mejorar los números para que el peronismo reste.

El armado electoral está a cargo del alcalde de Lanús, quienes viene albergando no sólo a los intendentes de la sección, sino que es el encargado de coordinar con los "Sin tierra". En esta oportunidad, los dirigentes hicieron pie en territorio peronista, Ezeiza, para marcar el rumbo "para ganar en 2019".

"En 2015 decían que era imposible que ganáramos la provincia y lo hicimos, en 2019 van a decir muchas cosas pero lo único que importa realmente es que los bonaerenses ya no queremos volver atrás y acá, en los distritos de la tercera también vamos a cambiar la historia porque le vamos a decir basta a la corrupción, a las mafias y al apriete que en tantos casos gobiernan los municipios", señaló el senador del PRO, Walter Lanaro en su cuenta de twitter.

Del encuentro participaron el subsecretario de asuntos municipales Alex Campbell; los intendentes Martiniano Molina (Quilmes); Jorge Nedela (Berisso); Daniel Cappelletti (Brandsen) y Mauricio Gómez (San Vicente); más los legisladores Gabriela Besana; Maricel Etchecoin Moro; Lorena Petrovich; Adrián Urreli y Walter Lanaro.

Para más información, visite INICIO.