En una nota con Grupo La Provincia, la diputada nacional del bloque Juntos por el Cambio, Natalia Villa, se refirió a la movilización nacional contra el proyecto de despenalización del aborto que se debate en el Congreso, y a las expectativas por el debate, considerando que “se va a tratar casi a la par” de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria, para que esta “pase sin pena ni gloria”.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Natalia Villa

Se realizó la manifestación convocada bajo el lema #LaMayoríaCeleste en contra de que se despenalice el aborto en Argentina…

Fue un día muy importante para aquellos que en realidad estamos a favor de la vida y creemos que eliminar una vida no es un derecho humano. Fue una muestra por sobre todas las cosas al gobierno para que sepa que somos muchos los argentinos que no queremos que el aborto sea ley y que sea un derecho.

Fue una marcha en todo el país en distintos puntos, y eso indica que no es una mera expresión de un grupo minoritario de la Capital Federal, sino un sentimiento de todos los argentinos. Así que va a ser algo muy emotivo, en un año además donde las emociones estuvieron a flor de piel, donde entendimos qué son los vínculos, el valor de la familia.

¿Qué espera de este debate en el Congreso?

Las comisiones están presididas por diputados que están a favor de la legalización del aborto, por ende nosotros tenemos minoría en todas las comisiones y no tenemos mucha posibilidad de expresar alguna modificación.

En este caso, arrancaría el martes y terminaría con dictamen el viernes, o sea que serían tres jornadas maratónicas y ya el viernes se dictaminaría para que el 10 de diciembre sea llevado al recinto.

A mí me parece que hay mucho apuro, entiendo que este proyecto es una cortina de humo para tapar muchos problemas que tenemos en la Argentina, y que no tienen solución, ni siquiera tienen la menor idea de qué es lo que hay que hacer.

Podés ver:

DESARROLLAN UN SPRAY PARA REPELER EL CORONAVIRUS DE OBJETOS Y LA ROPA

Están preocupados por el aborto pero no por la economía, ni porque los chicos vuelvan a las clases, ni porque aquellos que tenían sus pequeñas y medianas empresas puedan volver a levantar las persianas y recuperar todo lo perdido porque no los dejaron trabajar durante cinco meses.

Hay que hacer algo para tapar todo eso y el aborto es un tema que desvía, de hecho tienen una agenda tan descompaginada de la realidad en la que vivimos, que hoy el gobernador Axel Kicillof está prolongando el distanciamiento social, cuando organizaron un velorio multitudinario, ahí está la clara expresión de en qué situación se encuentran de contradicción, de desorden, y de falta de sentido común.

Como política y como representante del pueblo me da mucha vergüenza, pienso que aquel que perdió todo con esta pandemia nos está mirando debatir el aborto desde su casa y debe sentir impotencia, hay una falta de respeto que me da mucha tristeza.

¿Cree que no era el momento de enviarlo al Congreso?

Yo creo que el debate sobre el aborto se tiene que dar y es necesario, lo que también entiendo es que hoy no es el momento, ni la prioridad de los argentinos. Creo que hay que postergarlo y que el año que viene se pueda dar tranquilamente, no pasa nada con postergarlo tres o cuatro meses, pero lo importante es que los argentinos necesitan respuestas con respecto a otras cosas.

Tenemos también en el Congreso una ley que quieren tapar y de la que habían empezado a hablar mucho los medios pero ya no lo hablan tanto, que es la ley de previsión, una ley de ajuste a los jubilados.

Se renunció a la fórmula anterior y ahora quieren generar una nueva fórmula que está atada a la recaudación y a la situación económica, y esa también la tenemos que tratar y seguramente se va a tratar casi a la par del aborto, como para que pase sin pena ni gloria. Los medios, los políticos y la sociedad tienen que estar atentos a la maniobra del gobierno para no pagar costos de la política que está tomando