La Universidad de Avellaneda (UNDAV) realizó un estudio de los incrementos en los alimentos que componen la canasta básica, para analizar el impacto de la inflación en los mismos. Acerca de ello, el mismo sostiene que "los 22 productos relevados consolidan un valor de $1.028 para la canasta “económica”, de $1.282 para la canasta media y de $1.936 en la canasta premium", siendo la harina de trigo, escencial en la confección de la mayoría de alimentos, el producto que más subió.

Fuente: Unoversidad de Avellaneda.

Además, el informe concluye en que en el análisis de la canasta "se encuentran algunos aumentos exorbitantes", como por ejemplo " en el último año, la harina de trigo aumentó un 123,7%, la cebolla subió un 100,2%, la acelga tuvo un alza del 78,1% y el precio de los fideos se incrementó un 64,9%".

En ese sentido, el correr del tiempo ha sido clave: "la canasta promedio costaba tan sólo $583 en agosto de 2015. Después de la primera ronda devaluatoria de fines de ese año, el monto trepó hasta los $779. Con el fuerte proceso inflacionario, en 2017 alcanzó los $921, mientras que en la actualidad subió a $1.281".

Fuente: Universidad de Avellaneda.

Finalmente, el poder de compra también fue cambiando, según quiénes son los consumidores de la misma: "el porcentaje medio de costo

de una canasta en relación a una AUH subió 7,4%", mientras que "en relación a una jubilación mínima aumentó 1,4 puntos y en función al salario medio subió en 0,7 puntos".

Fuente: Universidad de Avellaneda.

Aquí el informe completo:

Para más información, visite INICIO.