Lázaro Báez

El empresario que se enriqueció con la obra pública durante el kirchnerismo, tuvo una descompensación en la cárcel de Ezeiza, por lo que debió ser atendido de urgencia. Tras el episodio fue trasladado a el sanatorio Los Arcos, en el barrio de Palermo, según fuentes allegadas está fuera de peligro.


Báez está preso por orden del juez federal Sebastián Casanello en una causa por lavado de dinero vinculado a su enriquecimiento. También fue procesado como jefe de una asociación ilícita por el juez Bonadio y por integrar esa misma asociación por el juez Julián Ercolini.


El contratista de obra pública toma medicamentos que le asiste el Servicio Penitenciario Federal, ya que sufre de diabetes, hipertensión y arritmia