La ciudad de Rosario vive hoy una jornada sin humo luego de dos días en que el aire permaneció irrespirable por las quemas intencionales en las islas de Entre Ríos, en tanto el intendente Pablo Javkin llegó a Buenos Aires acompañado por sus pares de la región en busca de respuestas por parte de la Nación.

En medio del alivio luego de dos días sin tregua en los que el humo colmó la ciudad, Javkin estuvo esta mañana frente al Obelisco porteño, donde acompañado por intendentes de la zona afectada por las quemas, y con pancartas, repudiaron la situación y luego fueron al Ministerio de Seguridad para obtener una respuesta.

Por su parte, la Multisectorial Humedales Rosario anunció que este fin de semana acampará en el puente Rosario-Victoria a modo de protesta.

Según indicó la organización ambientalista en un comunicado, "el aire que hoy respiramos tiene 200 mcg. de contaminación".

"Esto significa que es tóxico para la salud de cualquier persona, afectando infancias, adultos, embarazadas y personas con patologías respiratorias", advirtió.

La organización apuntó que este sábado cortarán el puente y permanecerán en el lugar hasta las 18 del domingo.

En tanto, el fiscal rosarino Luis Schiappa Pietra solicitó ayer que se cite a declarar a funcionarios de Entre Ríos tras entender que tienen responsabilidad directa por lo que sucede en su provincia, pero el juez Nicolás Foppiani rechazó la petición por considerar que el caso debe ser abordado por el Juzgado Federal de Victoria. (Télam)