Con el fin de brindarle transparencia a las acciones del Estado, los distintos funcionarios de gobierno están obligados a presentar en detalle su declaración jurada. Si bien la Resolución 1695/2013 determina los pasos a seguir para cumplimentar con el requisito, lo concreto es que luego de realizarse ante AFIP, se duplica en la Oficina Anticorrupción para su posterior publicación.

Según su anterior declaración, de 2018, la vicepresidenta cuenta con tan sólo $ 803.000 más en la actualidad. Con ello, el monto asciende a $3,7 millones, ubicándose en uno de los últimos puestos en el ranking de funcionarios de este gobierno.

Cabe destacar que la declaración jurada debe constar de todos sus bienes (inmuebles, autos, depósitos bancarios, dinero, acciones y/o títulos públicos) al momento de ingreso a la función pública, para que luego la Oficina Anticorrupción chequee que sus ingresos no sean desmesurados, cayendo en un posible enriquecimiento ilícito y, por ende, en corrupción.

Entre lo declarado por la vicepresidenta, $2,6 millones corresponden a “créditos” que mantiene con la AFIP, cuyos conceptos son “Retenciones Ganancias 2019 y saldo a favor Gan y Bs Ps 2018”. Esto, podría implicar saldo a favor de la declaración jurada del 2018 presentada ante la AFIP o un anticipo fijado por la ley de Ganancias y/o Bienes Personales del 2019, que se deben pagar en 2020.

Cabe destacar que, en 2016, CFK había donado todos sus bienes a sus hijos Máximo y Florencia, por un monto de $74 millones, y que implican 26 propiedades, acciones de las empresas de la familia y plazos fijos millonarios. Por otra parte, por las diversas causas, la ex mandataria nacional tiene un embargo por más de $12.000 millones.

Algunos de los datos llamativos de esta presentación son que según lo informado CFK no cuenta con un auto propio. Además, a pesar de tener “crédito” con la AFIP también cuenta con una deuda con dicho organismo por $308.396; mientras que en sus manos tiene más de 1 millón de pesos en efectivo y depósitos bancarios