El juez Claudio Bonadío firmó el procesamiento de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner  por el delito de asociación ilícita, negociaciones incompatibles y lavado de dinero en el marco de la causa Los Sauces S.A.

Los Sauces S.A. es la inmobiliaria de la familia Kirchner, que manejaba la compra-venta y el arrendamiento de inmuebles, donde mantenía negocios con Lázaro Báez, quien a su vez recibía beneficios en licitación de obras públicas, muchas de las cuales nunca se realizaron.


El juez consideró que Cristina Kirchner era la jefa de una ''banda'' que cobró sobornos millonarios por parte de Lázaro Báez y Cristóbal López, los más beneficiados como contratistas del Estado y los alquileres de las propiedades. Figuran a su vez como los principales clientes de la firma inmobiliaria de los Kirchner.


Bonadío apuntó que Cristina Kirchner y su hijo el diputado nacional, Máximo Kirchner eran los jefes de la asociación ilícita conformada tras la muerte de Néstor Kirchner.


Entre los procesados ademas de Cristina Kirchner y Máximo Kirchner, también quedaron Florencia Kirchner, Fabián De Sousa, Lázaro Báez,  Cristóbal López, Osvaldo "Bochi" Sanfelice, Romina Mercado, sobrina de los Kirchner, el contador Víctor Manzanares y el escribano Ricardo Albornoz.


Otros procesados que conformaron la asociación ilícita según Claudio Bonadío son: Norma Abuin, Marcelo Ludueña, Martín Báez, Leandro Báez, Luciana Báez, Emilio Martín, Claudio Bustos, Martín Jacobs, Lisandro Donaire, Alejandra Jamielson y Oscar Leiva.


Ninguno de todos los nombrados recibirá prisión preventiva. Sobre Cristina Kirchner pesa un embargo de 130 millones de pesos y la imposibilidad de salir del país para ella y el resto de los procesados.