Emmanuel Macron, presidente de Francia, arribó al aeropuerto de Ezeiza para ser partícipe de la cumbre del G-20. Cuando bajó del avión, el jefe de Estado se vio sorprendido ya que no había ninguna autoridad argentina para recibirlo.

Según se pudo conocer, debido a un error de protocolo, la vicepresidenta,Gabriela Michetti, llegó tarde a darle la bienvenida, pero lo alcanzó justo antes de que se vaya en auto rumbo al hotel.

Fue el propio Mauricio Macri quien había designado a su vice para recibir al mandatario francés, pero esa fallida bienvenida -y el “franceñol” que utilizó al dirigirse a Macron- despertó críticas y burlas. Tras esto, Michetti se justificó: “Estaba todo cronometrado, en teoría. Pasó algo raro”, aseveró.

"Se deben haber sentido muy raros cuando bajaron y no había nadie", Gabriela Michetti.

En torno a esto, agregó: "Me imagino que se deben haber sentido muy raros cuando bajaron y no había nadie. Fue bastante simpático y muy descontracturado. Yo lo había visto en la Asamblea General de la ONU y ahí me puse a conversar y cuando me vio se acordó. Fue una linda charla”, subrayó.

 

 

Para más información, visite INICIO.