El nacimiento del segundo hijo de Máximo y Rocío García, el tercer nieto de Cristina Fernández de Kirchner, fue el motivo que argumentó la ex presidenta para solicitar el cambio de fecha de su declaración ante el juez Ercolini.


El magistrado hizo lugar al pedido y la indagatoria del 20 de octubre se postergó para el 28. El otro motivo que argumentó el abogado Carlos Beraldi se debió a que el 19 de octubre Cristina debe declarar como testigo desde Río Gallegos en la causa que investiga la muerte de Carlitos Menem.


La causa que tiene CFK abierta en la justicia lleva la figura de asociación ilícita donde se le atribuye haber privilegiado al empresario Lázaro Báez con el otorgamiento de obra pública durante los dos periodos de su mandato.


Así mismo, el juez rechazó el pedido de nulidad de la indagatoria, que la defensa de la ex mandataria había solicitado. El juez argumentó que "la declaración indagatoria es un acto de defensa y es la ocasión donde precisamente tienen que argumentar su disconformidad con la imputación de los fiscales (Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques)".