La ex mandataria aún se encuentra complicada con la justicia argentina ya que la Sala IV de la Cámara de Casación determinó que las causas en las que está involucrada junto a Lázaro Báez, por presuntos sobreprecios en la obra pública sean juzgadas por separado, ya que ambos reciben distintas acusaciones.

En ese sentido, sobre CFK recaería la acusación de sobreprecios, mientras que en Báez, sería por presunto lavado de dinero. Entre los principales argumentos, los magistrados que llevan adelante la causa excusaron que esta división podría agilizar la resolución de ambas.

CFK ya no será enjuiciada junto a Báez, con el fin de acelerar los procesos.

Cabe destacar que la causa fue fruto de una indagación de los contratos en los que la empresa de Báez era beneficiado con obra vial.

Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Ana María Figueroa determinaron que sea el Tribunal Oral Federal n°2 quien lleve adelante el enjuiciamiento contra CFK, mientras que el Tribunal Oral Federal n°4 sea el encargado de juzgar "la ruta del dinero K", en la que se lo involucra a Báez