Cristina Kirchner eligió al polémico abogado Gregorio Dalbón, para que la defiende de las acusaciones públicas y judiciales que pesan sobre la ex mandataria.

Dalbón apuntó contra el periodista Eduardo Feinmann y la diputada Margarita Stolbizer quien denunció a Cristina Kirchner por "asociación ilícita". "A Feinmann le vamos a dejar el bolsillo roto, le vamos a embargar el traje y la corbata. Lo vamos a dejar en bolas" disparó, y agregó "Dijo que Cristina Kirchner era una coimera. Va a tener que demostrar que es una coimera".


Contra Stolbizer aseguró:"Le vamos a embargar hasta el mate y el termo a Stolbizer, sólo le vamos a dejar una silla para que se siente". "Tendrá que empezar a ahorrar dinero porque seguramente le va a salir caro. Cuando uno dice 'tiene catorce cajas de seguridad', y después no las tiene, está difamando, está diciendo cosas que no son ciertas. Y las cosas que hieren el honor de las personas tienen un precio en la Justicia", remarcó el abogado.


Dalbón había sido querellante de víctimas de la Tragedia de Once, aunque fue expulsado por el tribunal durante las audiencias públicas y recibió diversas críticas de los familiares por la estrategia que tomó en el juicio de acusar a los maquinistas por el accidente.