En diálogo con Grupo La Provincia, el ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, opinó sobre el rumbo económico del país, cómo influyeron las medidas dispuestas por el gobierno ante la pandemia y el rol de Cristina Fernández de Kirchner en la toma de decisiones.

Además, cargó duro contra el presidente, Alberto Fernández. “Su fracaso está cantado”, dijo.

 

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Guillermo Moreno

Si hoy ocupara el cargo de secretario de Comercio Interior de la Nación, ¿qué le aconsejaría al presidente para bajar el precio de los alimentos?

Esto no funciona así. El presidente tiene que hacer lo que tiene que hacer y el secretario de Comercio después hace en función de la coherencia sistémica que le impone el presidente a su gestión. El problema es el presidente. El problema que tiene hoy la Argentina se llama Alberto Fernández.

A diferencia de lo que hicieron Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde, que generaron las bases para una década extraordinaria de crecimiento en la Argentina, el presidente continúa con las políticas heredadas del desastre, vago e ignorante de (Mauricio) Macri. Entonces el secretario de Comercio no tiene nada para hacer.

"Mientras haya un déficit fiscal y comercial como el que hay, los funcionarios poco pueden hacer"

Mientras haya un déficit fiscal y comercial como el que hay, los funcionarios poco pueden hacer. Hasta que el presidente no haga lo que tiene que hacer esto no tiene solución. Y como Fernández piensa que es exitoso, se mira al espejo, y de la misma manera que sigue tocando la guitarra porque piensa que la toca bien, no va a cambiar nada porque piensa que está gobernando bien. Entonces su fracaso está cantado.

Usted fue secretario de Comercio Interior también de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, ¿en ese período sintió que acompañaba a un gobierno con políticas macroeconómicas que colaboraban con su tarea?

Al contrario. No sólo continuó, sobre todo en el primer mandato, sino que fue la recipiendaria de esas políticas. Precisamente el primer gobierno de Cristina, que fue extraordinario, fue producto de que los anteriores presidentes habían hecho lo que tenían que hacer. Eso permitió el lucimiento en la gestión de Cristina.

"Si Cristina se hace cargo de las decisiones que toma Alberto es un problema de ella"

Recientemente dijo que “Cristina Kirchner se está haciendo cargo del gobierno” ….

De las decisiones del gobierno. Ella dijo -nadie la obligó, lo hizo solita- “no aumentamos las jubilaciones porque estamos endeudados”. Ella se hace cargo de esa decisión.

¿Y cree que la vicepresidenta participa en las decisiones de cómo manejar la macroeconomía o realizar las gestiones necesarias para sentar las bases económicas que ayuden a bajar la inflación?

El Poder Ejecutivo es unipersonal, entonces debería ser Alberto Fernández, pero si Cristina se hace cargo de esas decisiones es un problema de ella. Si se hace cargo de una se hará cargo del resto también. Ya eso no lo puedo inferir. Sí puedo deducir que el Poder Ejecutivo es unipersonal. Pero en la medida en que ella empieza a hablar en nombre del Poder Ejecutivo queda abierta la respuesta de si es, de algunas decisiones o de todas.

¿Cuáles son estas decisiones que deberían tomarse para encauzar el rumbo económico del país?

Lo mismo que hizo Néstor Kirchner. Usted no puede gastar más de lo que recauda y no puede venderle al mundo menos de lo que compra (no sólo hablamos de bienes y servicios sino de todo lo que le acontece al país en su interacción con el resto del mundo: turismo, intereses de la deuda, fletes, seguros). Hay que tener equilibrado el sector externo y el tema fiscal.

"Como no gobierna un peronista sino un socialdemócrata confeso, en vez de copiar lo que hicieron los exitosos presidentes peronistas, copia lo que hizo el fracasado de Raúl Alfonsín"

Para equilibrar el sector fiscal, se debe gastar menos de lo que se recauda porque le tiene que sobrar plata para pagar los intereses de la deuda, y para equilibrar el sector externo, hay que venderle al mundo más de lo que se le compra -en bienes y en servicios- porque con esos dólares paga los intereses de la deuda. Entonces el Estado recauda en pesos, pero los intereses de la deuda están en dólares. Por lo tanto, gasta menos de lo que recauda, le sobran pesos, va al Banco Central, se los cambia por los dólares -que a su vez le sobran al Central porque le vendimos más a mundo de lo que le compramos- y con eso honra los compromisos de la deuda. Así de sencillo.

Hasta que no se haga esto, no hay ninguna posibilidad de ordenar la economía en la Argentina. Esas fueron las bases del éxito del último ciclo peronista. Pero como ahora no gobierna un peronista, gobierna un socialdemócrata confeso, en vez de copiar lo que hicieron los exitosos presidentes peronistas, copia lo que hizo el fracasado de Raúl Alfonsín.

"¿Cómo se le va a ocurrir pensar que va a tener buena salud si tiene una pésima economía?"

Respecto de las decisiones que ha tomado el presidente desde que comenzó la pandemia, prácticamente desde que inició su mandato, y cómo influyeron en la economía argentina, ¿qué opina?

La pandemia vino después de casi cuatro meses de gestión de Alberto Fernández, o sea que tuvo cuatro meses para hacer lo que tenía que hacer. Y no lo hizo. Supongamos que eso es “hilar fino”, ¿cómo influye la pandemia? Hay una caída del PBI mundial promedio del 4 por ciento. Mis números dan que la economía argentina cayó un 14 por ciento, los del presidente dicen que cayó un 10 por ciento. Sea el 10 o el 14, le resta el 4 del promedio mundial y todo lo que queda es de Alberto Fernández. De sus decisiones tomadas con falta, ya no de conocimiento, sino de sentido común.

"Las restricciones ordenadas por la pandemia destruyeron la economía"

Cómo se le va a ocurrir pensar que va a tener buena salud si tiene una pésima economía. Cómo va a hacer una declaración diciendo “entre la economía y la salud elijo la salud” si el peronismo le dio al mundo un ministro como (Ramón) Carrillo que se cansó de explicar que para tener buna salud hay que tener buena economía. Es la base. ¿Por qué queremos una sociedad justa en términos económicos? Porque queremos la felicidad del pueblo. ¿Y cómo vas a tener felicidad si no tenés salud? Carrillo lo explicó hace 60 años. Evidentemente Alberto Fernández nunca ni escuchó hablar de Carillo.

Entonces cree que las restricciones ordenadas por la pandemia afectaron la economía argentina…

Destruyeron la economía. Si usted saca la fuerza de trabajo del mercado y el pueblo no trabaja, ¿quién genera los bienes y servicios? ¿No tiene importancia que el pueblo trabaje? ¿En qué cabeza cabe eso? Hace más de 200 años se escribió un libro en el debate de nuestra disciplina donde se decía que la riqueza de las naciones es el trabajo. Es elemental. Tenemos un presidente que ni siquiera tiene sentido común