Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Roberto Bacman. 

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Roberto Bacman, analista político

¿Cómo analiza los cambios en el Gabinete?

Bueno, parecería ser que son cambios necesarios. Primero, entender esta realidad, hay dos factores. El primero, los resultados. Inédito en la Argentina, por primera vez desde 1983, que hemos visto distintos tipos de elecciones con distintos tipos de voto, acá lo que tuvimos fue un no voto como señal de alarma.

Es decir, en la provincia de Buenos Aires especialmente, porque su magnitud en cantidad de votantes, el fenómeno fue mucho más impactante. Esto significa que fue más que evidente que los votos son los que perdió el Frente de Todos, no los que ganó específicamente su principal contendiente que es Juntos por el Cambio.

Tuvo prácticamente la misma cantidad de votos que en 2019, incluso alrededor de 70 mil votos menos.

Es cierto que ganó un poco la izquierda, que fueron a parar del Frente de Todos un par de puntos a la izquierda. Y se especula que podría también haber un par de puntos en Manes.

Esto son especulaciones más políticas que en las encuestas todavía no se detecta con claridad. Pero la mayor cantidad de votos de esa pérdida provinieron de los propios votantes peronistas, que no concurrieron a las urnas y que viven específicamente en la provincia de Buenos Aires y más específicamente en la primera y en la tercera sección electoral.

Fueron una cantidad importante. Hay distritos que han tenido valores menores al 60 por ciento de participación, y todos tienen esa segunda característica, que es gente de clase baja. Los sectores más desprotegidos de la sociedad, donde justamente el peronismo los tiene en cuenta en todos sus modelos políticos y económicos. Con lo cual el Gobierno se dio cuenta que estaba frente a un problema socioeconómico importante.

Acá lo que tuvimos fue un no voto como señal de alarma.

A medida que se toma conciencia de esto, implica la necesidad de hacer cambios. Probablemente no sé si el presidente Alberto Fernández en una primera etapa habrá sido tan afecto a estos cambios. Quizás, Alberto Fernández esperaba dentro de este Gabinete cambiar cosas, porque no solo cambiar hombres garantiza tener cambios fundamentales.

Segundo factor, esto es una coalición. Este Gobierno es de coalición. No es una coalición de partidos, eso está muy discutido, si es o no es una coalición. Lo he polemizado con algunos colegas. Yo pienso personalmente que es una coalición, no es que hay cuatro o cinco partidos que han formado esta coalición, no es como la coalición Cambiemos que están dos o tres partidos, sino que es una coalición de distintos sectores dentro del peronismo con una característica muy particular donde hay tres figuras fuertes, además del presidente, cosa que nunca ocurrió en el peronismo.

Cuando el peronismo gobernó, en la primera gobernación de Perón, Perón era el único líder, presidente, líder. Obvio que había internas. Siempre el peronismo se definió como un movimiento. Quizás mucho más internas que otro partido como la UCR, que también tuvo sus internas y sus divisiones también. Menem en los ‘90, los Kirchner a lo largo de los doce años que ellos gobernaron, siempre fueron presidente y jefe de partido al mismo tiempo.

¿Dice que por primera vez el peronismo gobierna sin un claro liderazgo?

Tienen, pero son varios los líderes. Son diferentes liderazgos. Alberto Fernández más allá de todo lo que pasó y si miramos lo positivo o lo negativo, depende cómo lo quiera leer cada uno de la carta de Cristina, donde da por cerrada la discusión para pasar a  una etapa de conciliación y ponerse de acuerdo.

Pero lo que dice Cristina, sí, es verdad, el presidente es Alberto, y el peronismo necesita un presidente. Entonces, en esta nueva realidad el presidente es Alberto. Cristina dijo, bueno, yo desde ahora voy a seguir este partido, no soy como –no lo nombró a Cobos- pero sé lo que es tener un vicepresidente que ponga palos en la rueda… Pero bueno, lo que dijo Cristina, dicho en otras palabras y para que sea más sencillo para la gente, es voy a seguir viendo el partido pero ahora desde la platea baja, voy a estar cerca pero no en el banco.

¿Cómo analiza la llegada de Aníbal Fernández al Gabinete? Es sin dudas una figura fuerte.

Son todas figuras fuertes en general las que llegan al Gabinete. Yo le diría, no solamente fuertes, sino además con experiencia, y con una impronta más peronista de la que viene hasta ahora. Y son figuras que tienen su historia.

Yo iría por el cambio más importante. Porque es el cambio político más importante, si se llega a producir en estas horas, que están negociando los últimos detalles para que pueda asumir Juan Manzur en la Jefatura de Gabinete, porque tiene algunas dificultades en Tucumán.

Sacando esas dificultades, suponiendo que se zanjen, Juan Manzur tiene un volumen político distinto al de Santiago Cafiero, esto es innegable, que fue lo que desde el principio se le pedía a Alberto: un jefe de Gabinete con más volumen político.

Y fíjese que no es casual en la provincia de Buenos Aires pasó algo similar. El corrimiento de Carlos Blanco que por ahí es muy cercano a Kicillof y es el alter ego de Kicillof, como Cafiero era el alter ego de Alberto, pero aparece Insaurralde primero manejando como líder de los intendentes de la tercera sección electoral, fundamental para recuperar votos en este próximo 14 de noviembre y con un volumen político totalmente diferente y con un conocimiento del territorio mucho mayor y que va a hacer que Kicillof también se tenga que comprometer un poco más en la campaña, mucho más de lo que se comprometió hasta ahora.

Son todas figuras fuertes en general las que llegan al Gabinete. No solamente fuertes, sino además con experiencia.

Entonces, primer dato. Las jefaturas de Gabinete, tanto en provincia de Buenos Aires como en la Nación donde va gente con mucho más volumen político y con un perfil mucho más peronista, y en este caso mucho más federalista que también implica el relanzamiento de esta coalición de Gobierno que la componen no solamente Alberto Fernández y Cristina, sino que también está Massa, que cumplió un papel muy importante en la mediación, y ahora se van a sentar en la mesa que va a estar Juan Manzur, también los gobernadores, por eso el acto del sábado en La Rioja.

Y se van a sentar también otros sectores. Porque se van a sentar de alguna manera en la provincia de Buenos Aires los intendentes de la tercera sección electoral y por supuesto que los movimientos sociales tienen que mirar esto de otra manera.

Figuras fuertes peronistas que aparecen, y Aníbal Fernández lo es. Me parece que lo es, mediáticamente. Pero probablemente también sea otra cosa manejando las fuerzas de seguridad. Lo ha hecho ya. Y ha demostrado que lo puede hacer.

Frente a una figura de Berni muy fuerte, como experto en Seguridad y manejando las fuerzas y una figura de Sabina Frederic que estaba muy criticada, no por ella, sino por su formación, es una antropóloga social que conoce de seguridad pero la maneja de otra perspectiva, y acá como decían muchos hay que manejar la seguridad conociendo cuáles son las reglas internas de esas propias instituciones.

Creo que este es un proceso de recuperación de la figura presidencial también. El peronismo necesita una figura presidencial.

Es una figura fuerte. No es lo mismo Julián Domínguez que Basterra. Yo estoy diciendo esto con respecto al conocimiento y al respeto que puedan tener del funcionario, por ejemplo, las instituciones que representan a los sectores que más conflicto tienen en este momento con el Gobierno que son los sectores del negocio de la agro exportación en la Argentina, en su conjunto, no son solamente los sojeros. Son los productores de carne, son los productores de aceite. Y bueno, va a aparecer otro interlocutor. Esto me parece significativo.

Cambio de Gabinete más peronista, cambio de Gabinete de más volumen político. Y tienen una especie de “tufillo”, digo yo, al gobierno de Néstor y Cristina. A lo que puede ser más este nuevo peronismo. Han sido parte de este proceso, de este nuevo peronismo.

No se olviden que Manzur, además de haber sido vicegobernador con Alperovich, y dos veces gobernador de su provincia, fue por un par de años ministro de Salud. Inició una nueva gestión dentro de Salud, después de Graciela Ocaña. Hay crecimiento político, con figuras importantes que van a tener impronta. Creo que es un nuevo Gabinete y creo que viene una nueva manera de gobernar.

Va a haber más importancia de los gobernadores en esto. Y lo que Cristina me parece que lo dijo en la carta, como que quiere estar ahí mirando, ella no es la presidenta.

Y creo que este es un proceso de recuperación de la figura presidencial también. El peronismo necesita una figura presidencial. La Argentina necesita también una figura presidencial más fuerte.

Siempre las derrotas llevan a esto, porque todos son conscientes, tanto periodistas, analistas como políticos, y yo creo que Juntos por el Cambio también está preocupado por esto, que fue un resultado muy particular.

Y que es posible revertirlo. Si usted me dice, perdieron 45 a 40 yo le diría están cocinados, pero no; la perdieron 38 casi a 34. La perdieron con el mismo valor con que la perdió Juntos por el Cambio en el 2019, la diferencia es que el peronismo sacó casi 18 puntos menos.