Cristina Fernández de Kirchner

Tras un intenso año judicial para el kirchnerismo, que incluyó varias causas judiciales contra la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, sobre el cierre del año se avisora un nuevo procesamiento que podría llegar de manos del Juez federal Julián Ercolini.


La causa en cuestión es el direccionamiento de la obra pública santacruceña sin controles, en favor del empresario Lázaro Báez, de fuertes vínculos con la familia Kirchner (elemento de la causa), actualmente purgando prisión preventiva en Ezeiza. Báez, recibió el 80 por ciento de las obras públicas, lo que según la investigación, le permitió otorgar sobreprecios.


Lo que aún no terminan de definir es la caratula por la cual podrían procesar a la ex mandataria, que ronda en las figuras de "administración fraudulenta" o "negociaciones incompatibles con la función pública".


"Esta investigación está orientada a determinar la existencia de una asociación ilícita dirigida desde las más altas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional, en primer término por el ex presidente Néstor Kirchner y luego por su esposa, la ex primera mandataria Cristina Kirchner", habían consignado los fiscales.


"Se habrían dedicado de manera sistemática y constante a llevar a cabo negocios espurios con el objetivo de apropiarse de fondos públicos, evidenciando de esta manera una matriz de actuación propia, en lo que la comunidad internacional ha definido como hechos de corrupción", agregaron.


En octubre, Cristina Kirchner declaró y dijo que "es un disparate mayúsculo pretender que hubo una asociación ilícita liderada por el Ejecutivo con distintos funcionarios públicos".


En ese momento, la expresidenta apunto a "una maniobra formidable de persecución política obviamente del actual gobierno, que trata de tapar el desastre económico y social que hoy tiene la Argentina" manifestó.


De concretarse el procesamiento de Ercolini, podría sumarse al que ya pesa sobre la ex presidenta por la causa de Dólar futuro.