Alejandro Collia

Se calcula que el 10 por ciento de los habitantes de la provincia de Buenos Aires convive con algún tipo de discapacidad. Los registros del ministerio de Salud revelan que en los últimos tres años se entregaron 175.000 Certificados Únicos de Discapacidad (CUD) que se suman a los 50 mil otorgados por Nación y destinados a bonaerenses.


Dicho documento “es una herramienta de integración fundamental para los discapacitados”, explicó el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia, durante el Primer Encuentro Contra Todo tipo de Discriminación organizado por el gobierno de Daniel Scioli, que se realizó en Mar del Plata.


El certificado, enumeró el ministro, garantiza el pase gratuito de transporte, exenciones impositivas, la obtención de pensiones y, lo más importante, la inserción laboral, ya que ese documento es necesario para integrarse al Servicio de Colocación Laboral para personas con Discapacidad (Seclas) que promueve el ministerio de Trabajo de la Provincia (tal como lo establece la ley N° 22.431), y que reserva un 4 por ciento de los puestos de trabajo para personas con discapacidad.


“El objetivo del CUD es promover la inclusión y generar una mejor calidad de vida”, expresó Collia. Y agregó que “el ministerio de Salud amplió el acceso al CUD y dispuso 161 Juntas Descentralizadas en los 135 municipios bonaerenses, de modo que quienes quieren obtener el certificado no tengan que trasladarse, como sucedía antes, cuando había solo 20 centros de emisión”.


“A favor de la integración, Salud realiza implantes cocleares gratuitos en hospitales públicos provinciales, gracias a los cuales hoy pueden escuchar más de 55 chicos nacidos con hipoacusia”, explicó Collia.

Además, para mejorar la calidad de vida de los discapacitados por amputaciones de brazos, manos, pies o piernas, la cartera sanitaria provincial puso en marcha un programa para la creación de prótesis y ortesis confeccionadas en el hospital provincial El Dique de Ensenada que son destinadas a personas sin obra social.


Finalmente, Collia explicó que el programa de externación de pacientes neuropsiquiátricos también busca contribuir a la integración de la población con discapacidad. La Ley de Salud Mental propicia la continuidad del tratamiento en forma ambulatoria, en casas de convivencia, hospitales de día o viviendas de pre alta.


Actualmente, la provincia de Buenos Aires cuenta con más de 1.200 personas externadas. “Con la intención de fomentar la integración y hacer valer los derechos ciudadanos de las personas con discapacidad, en las últimas elecciones legislativas más de 250 pacientes concurrieron a votar”, concluyó Collia