Graciela Camaño, diputada nacional y candidata a renovar su banca por Consenso Federal, cruzó duramente al Ejecutivo comandado por Mauricio Macri por la crisis económica e instalar un nuevo control de cambio.

En torno a esto, explicó que “tenemos con dos gobiernos diferentes un mismo final. No es un cepo es un cepito. Es el reconocimiento del fracaso, de no haber tenido la capacidad de haber aceptado lo que le planteaban de que no estaban en buen rumbo con este escandaloso sistema financiero donde mucha gente se llevó mucha plata”

“Habitualmente este tipo de medidas de exacerban con el tiempo, porque no sufren los dirigentes políticos, que sacan su dinero afuera; sufren los que están acá adentro. Es un final triste que se reitera. Es responsabilidad de la política; no se le puede echar la culpa a lo que pasa afuera”, añadió.

Finalmente, la legisladora dijo que “estos muchachos que nos dijeron que no querían parecerse a Venezuela, no digo que la situación sea la misma, pero es muy grave. No ha sido el mejor equipo de los últimos 50 años; tuvieron un relato mentiroso”