La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sostuvo que con el aumento del 5 por ciento promedio en el precio de los combustibles a partir de hoy "se comenzó a volver a la normalidad por las situaciones que generaba sobre todo en la producción en Vaca Muerta".

El incremento "es un tema acordado entre nuestro gobierno y el gobierno que viene", por lo cual esperaba que se no genere "ningún tipo de problemas porque así fue acordado", señaló Bullrich en una rueda de prensa en la Casa de Gobierno luego de una reunión del gabinete nacional que encabezó el presidente Mauricio Macri.

La funcionaria dijo no poder "precisar la manera en que esto fue decidido", pero manifestó que había leído "declaraciones públicas del presidente electo (Alberto Fernández)", en las que "no estaba de acuerdo con el congelamiento del precio de las naftas porque eso generaba problemas para la producción, en especial en Vaca Muerta".

Las petroleras aumentaron desde la primera hora de hoy el precio de sus combustibles un 5% promedio en todo el país, luego de los 90 días de congelamiento que el Gobierno fijó el 15 de agosto pasado para reducir el impacto del desequilibrio macroeconómico registrado tras las elecciones primarias de ese mes.

Por su parte, el presidente Provisional del Senado, Federico Pinedo, afirmó que a partir del 10 de diciembre la oposición tendrá "una actitud absolutamente constructiva" cuando se realice el debate del presupuesto para el año próximo, frente a una situación económica y financiera que calificó como "muy compleja".

Pinedo comentó que esperaba que el presupuesto, al que definió como "una herramienta muy importante, se vote antes de fin de este año, y nosotros vamos a tratar de acompañar y de ilustrar lo que podamos con la experiencia de nuestro gobierno cuáles son los caminos que veíamos para salir de una situación compleja: Pretendemos que la Argentina tenga el mejor presupuesto que se pueda".

Tras considerar que la Argentina "tiene un nivel impositivo muy alto", señaló que esta carga "debería con el tiempo tender a la baja", y se manifestó contrario al otorgamiento de "superpoderes", porque "creemos que se puede gestionar al país desde la normalidad institucional".

"Por eso aportamos racionalidad y una actitud constructiva, para que no haga falta tomar atajos contrarios al funcionamiento normal de la Argentina", aseveró el legislador. (Télam)