'De arranque, yo creo que Messi, Agüero, Pratto y Di María, los cuatro, esos cuatro pueden ser, ¿por qué no?', dispara Bauza y sorprende. Su debut coincidirá con un partido vital, por los puntos, y ante Uruguay, el líder de las eliminatorias para Rusia 2018. 'Esa es la idea, esa es la idea', repite. Hasta ahora es un bosquejo que da vueltas en su cabeza y desobedece cualquier presunción defensiva. Bauza sabe que en Mendoza, el 1º de septiembre, convendrá ganar. Y arriesga: Pratto de faro y tres llegando por detrás. ¿El dibujo? Puede ser 4-2-3-1 (la prioridad), puede ser un 4-4-2. la distribución no lo distrae mucho.

Con Romero en el arco, Mercado, Otamendi, Funes Mori y Mas (Rojo debe cumplir una fecha por la expulsión en la final de la Copa América Centenario) se integrará la defensa. Mascherano y., entre Augusto Fernández, Biglia o Banega surgirá su acompañante. "El equipo va a terminar buscando lo que siempre buscaron mis equipos: equilibrio, que para mí es una base fundamental para cualquier equipo que aspira a algo importante", cuenta Bauza y suena como una declaración de principios.


-¿Los equipos de Sabella y Martino no eran equilibrados?


-Claro que sí, por eso llegaron a las finales. Yo escucho la palabra fracaso. ¿Cómo fracaso? ¡Llegaron a las finales! Después, claro, como las perdieron, los argentinos los queremos matar a todos. Pero son cuestiones muy finitas.


Ya conversó con Gerardo Martino. Por ahora por teléfono, y quedó pendiente una charla más extensa en persona. Bauza trabaja sobre una lista de 60 futbolistas. Los sigue de manera minuciosa. Pero esa nómina puede crecer, claro. Además de los primeros 27 convocados, también figuran los "extranjeros" Buffarini, Fazio, Lavezzi -está recuperándose en la Argentina de la operación en el codo izquierdo y ya visitó a Bauza en el predio de Ezeiza-, Rulli, Marchesín, Nacho Piatti, Calleri, Lucas Ocampos, Cervi, Icardi., entre otros. Y aparecen 10 locales: Alario, Mas, José Luis Gómez, Ascacibar, Pavón, Sebastián Blanco, Marco Ruben, Tevez, Gago apenas se recupere.


"Estamos haciendo un seguimiento del presente de todos, pero pensando en el futuro porque en la selección ya hay jugadores grandes, que no sabemos si van a llegar a Rusia en el nivel que muestran hoy", confiesa Bauza. Entonces, ¿Por qué está Demichelis con sus 35 años? "Quiero que le transmita a los más jóvenes todo lo que vivió. Quizá llame a jugadores grandes que no jueguen, y a jóvenes como Alario, que tampoco jueguen, pero buscaré que empiecen a respirar la atmósfera de la selección".


-¿Es un problema que Romero no tenga continuidad?


-¿Qué buscás en un arquero? Seguridad. Y eso es lo que él siempre le ha dado a la selección. Antes, cambiábamos todo el tiempo, y con Romero se afirmó un nombre en el arco.


-¿Vas a probar a Mascherano como zaguero?


-No lo descarto. Pero Otamendi y Funes Mori están en un gran momento, por eso a Mascherano lo imagino como mediocampista, ahora.


-¿Y el caso Icardi?


-A Icardi, como cualquier jugador argentino, lo voy a seguir. Está entre los 60. Y si tiene que ser convocado, será convocado. En ese sentido, no tengo conflictos con ningún jugador. Yo arranco de cero con todos, salvo que venga uno y haga una cagada muy grande, que atente contra la vida del plantel.


Junto con Bauza trabajarán sus colaboradores de siempre, José Di Leo como ayudante de campo y Bruno Militano como preparador físico. También lo asistirá a Bauza su hijo, Maximiliano, como analista de videos. Ya se sumó Gustavo Campagnuolo como entrenador de arqueros. y habrá algunas incorporaciones más. "Vamos a sumar otro preparador físico y la idea es incorporar, también, a un entrenador más. No tengo determinado quién, porque vamos a ver si es el que va a trabajar en el Sub 20.", lanza Bauza y acepta que quedan detalles por ajustar. "Todavía nos tenemos que sentar solos con Armando, tranquilos", acepta. Mientras, ansioso, cuenta los días para recibir a los futbolistas.




FUENTE: www.canchallena.com