zona

Tres lagunas bonaerenses para conectar con la naturaleza y hacer turismo de cercanía

Por Agencia Télam

17-07-2020 01:45

Las lagunas de Junín, Puan y Guaminí, tres de las cinco más importantes de la provincia de Buenos Aires, se convirtieron en un atractivo turístico ideal para disfrutar cuando vuelva la actividad tras la pandemia de coronavirus por sus atardeceres y sus paisajes y por la gran cantidad de actividades en amplios espacios naturales que ofrecen a los visitantes.

Estas lagunas también permiten contemplar con tranquilidad un entorno natural de singular belleza, disfrutar de una amplia gama de servicios turísticos recreativos, como caminatas y navegaciones en kayak o botes, y practicar pesca deportiva.

En la localidad de Junín, al noroeste de la provincia, se encuentra el parque natural Laguna de Gómez, un espejo de agua con una extensión de entre 5 mil y 7 mil hectáreas en el que se puede practicar windsurf, kitesurf, kayak y hacer recorridos en moto de agua.

La pesca de pejerreyes, bagres, carpas y tarariras, que se puede realizar desde la costa o en forma embarcada, es una de las actividades más atractivas en esta laguna.

El Paseo de los Pescadores, que es el primero de los tres circuitos en que está dividido el parque, cuenta con un murallón que rodea la laguna con escaleras para ingresar al agua; un espigón de unos 180 metros con una escultura de más de siete metros de altura que simboliza una vela náutica; y varios establecimientos gastronómicos.

Por su parte, el Paseo de los Navegantes se destaca por albergar a una importante cantidad de campings y parrillas para disfrutar de asados al aire libre en familia o con amigos.

En tanto, el Paseo Costero propone un recorrido más agreste, con calles de tierra y sitios para practicar parapente o hacer avistamiento de aves con guías especializados.

Puan, a 600 kilómetros al suroeste de la ciudad de Buenos Aires, se caracteriza por su laguna de 700 hectáreas que se encuentra a tan solo diez cuadras del centro de la localidad, lo que facilita los recorridos por un sendero ecoturístico de interpretación a través de un trayecto peatonal de 250 metros.

La laguna cuenta además con un mirador principal que permite contemplar el paisaje de esa región de llanuras y sierras y el templo Millenium, uno de los principales atractivos de la ciudad ubicado sobre el cerro de La Paz.

El balneario municipal cuenta con un géiser, una construcción artificial que por medio de una bomba arroja fuertes chorros de agua que cumplen las funciones de oxigenar el agua y embellecer el paisaje.

La pesca de pejerrey es una de las actividades más importantes en este área lacustre, donde además es habitual la práctica de kayak y otros deportes náuticos.

Estos atractivos se combinan con otros vinculados a la arqueología y la historia de la región, donde en 1989 se hallaron restos humanos de 3.300 años de antigüedad y un reservorio de riolita, piedra con la que las comunidades originarias construían herramientas para cortar carne, cuero y madera.

La isla ubicada en el centro de la laguna, donde vive una sola persona y a la que se puede cruzar varias veces en el día, es otro atractivo saliente de este espacio natural.

La laguna de Puan fue declarada en 2001 Reserva Natural y Cultural de usos múltiples por su valor como sitio arqueológico.

En tanto, a unos 200 kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca, la localidad de Guaminí tiene la laguna de Cochicó, que junto a otros cuatro espejos de agua conforma lo que se conoce como Las Encadenadas del Oeste.

Se trata de un sistema de humedales de relevancia mundial por sus cualidades ambientales y su importante biodiversidad, es otra de las propuestas para disfrutar de las actividades acuáticas.

Este espacio, que en 1990 fue definido por un grupo de biólogos holandeses como "Las Perlas de las Pampas", es ideal para los aficionados a la pesca, que se realiza desde la costa o en forma embarcada, por la gran cantidad y la calidad de los peces que alberga.

El área de Cochicó cuenta con una infraestructura turística que permite experimentar la vida en la naturaleza a través de cabalgatas, avistamiento de aves y caminatas que se realizan durante todo el año.

La laguna también se destaca por el magnetismo y los colores de los atardeceres y por sus sonidos y encantos silvestres.

(Télam)