zona

Los médicos que le amputaron la pierna a una jubilada pueden seguir ejerciendo mientras dure la investigación

Por Agencia Noticias Argentina

25-07-2019 07:15

La fiscal Karina Santolin dijo que los médicos que le amputaron la pierna equivocada a una jubilada "pueden seguir ejerciendo" mientras dura el proceso de investigación. Se trata del traumatólogo Gonzalo Cardozo y el cirujano Rafael Mariano Rico quienes se encuentran imputados por el delito de lesiones culposas, tras haberle amputado la pierna equivocada a Magdalena Leguizamón, de 67 años, afiliada al PAMI y quien sufre de diabetes, en el Nuevo Sanatorio Berazategui. Este jueves, Santolin explicó en diálogo con el canal de noticias TN que "Rico está imputado porque Cardozo declaró que actuó bajo sus órdenes" y al referirse a las autoridades de la clínica dijo que "no hay nadie imputado". Además, la fiscal comentó que si bien la ley les permite a ambos ejercer la profesión, "depende de PAMI y de la clínica si los dejan ejercer"

El PAMI informó este miércoles que ante la denuncia realizada por la familia de Leguizamón, "tomó contacto con las hijas de la afiliada y puso a su disposición todos los medios tanto para su inmediato traslado a otro prestador como para cualquier necesidad surgida a partir de este acontecimiento"

El organismo explicó además que "inició un proceso formal de investigación interna en el que, entre otras medidas, se le exigió al sanatorio la presentación inmediata de toda la documentación médica relacionada con el caso en cuestión, a fin de determinar internamente las responsabilidades del prestador". Asimismo, PAMI decidió suspender "de manera preventiva" todas las cirugías traumatológicas programadas de sus afiliados en el Nuevo Sanatorio Berazategui, por lo que derivará a los pacientes afectados para que sean intervenidos en otros prestadores de la zona. Leguizamón, de 67 años, fue intervenida quirúrgicamente el pasado lunes en el Nuevo Sanatorio Berazategui. La mujer debía someterse a una operación programada en la que le amputarían gran parte de una de sus piernas: tras haber perdido su pie en una operación similar que no surtió el efecto médico deseado, los profesionales le indicaron que el procedimiento debía extenderse hasta la rodilla. Así fue como la jubilada se sometió a la operación, pero al despertarse se dio cuenta del gravísimo error: el cirujano a cargo del procedimiento quirúrgico había amputado la pierna equivocada, la que estaba en buenas condiciones. GO/OM (Noticias Argentinas)