zona

La Villa de Merlo desplegó gran actividad en su primera Fiesta de la Luna Llena

Por Agencia Télam

21-01-2019 04:15

La observación del eclipse lunar, con telescopios y guías municipales, fue el eje de la 1ª Fiesta de la Luna Llena en la puntana Villa de Merlo, junto espectáculos, visitas guiadas, trekking y cicloturismo nocturno para vecinos y turistas en el pueblo y las sierras, desde anoche hasta esta madrugada, informó hoy la Secretaría de Turismo y Cultura local.

Al coincidir la primera edición de la Fiesta con el fenómeno astronómico, la Villa ofreció al turismo diversas propuestas temáticas, como su observación con telescopios gratuitos desde la Plaza Sobremonte, en el centro urbano, el planetario o con equipos móviles en la Sierra de Comechingones.

La secretaría detalló que muchos de los "miles de turistas" que visitan este destino estos días eligieron, junto a vecinos, subir con guías especializados al Cerro de Oro, a los miradores Del Cielo y Del Sol o al Planetario de Merlo.

La fiesta comenzó al anochecer, con la visita guiada "Pescando la Luna", desde la plaza hasta la Iglesia Nueva, donde los asistentes escucharon leyendas sobre la luna y se reunieron, como en épocas ancestrales, a apreciar el momento en que asomaba sobre las sierras de Comechingones.

Luego de una breve explicación sobre cuestiones astronómicas, todos pudieron observarla a través de telescopios y, por supuesto, registrarla con cámaras y celulares, mientras se oía una poesía a la luna de Jorge Luis Borges y música de fusión digital.

Mientras algunos observaban el eclipse desde los miradores, el Planetario, la plaza o la capilla, otros realizaban senderismo y cicloturismo nocturno en la sierra, sin dejar de contemplar el fenómeno.

Desde Turismo y Cultura anunciaron anunció que la Fiesta de la Luna Llena se repetirá el 17 de febrero próximo, cuando nuevamente el satélite natural se mostrará en su mayor expresión.

En tanto, la Villa se prepara para recibir un aluvión de turistas interesados en observar el eclipse de sol total que ocurrirá el 2 de julio próximo, y que no se repetirá hasta dentro de 132 años.

Merlo está justo en el punto medio de la franja de 200 kilómetros por la que se desplazará el cono de sombra, en una época en que las condiciones meteorológicas y su situación geográfica garantizan un horizonte pleno, sin nada que obstaculice la visión. (Télam)