sociedad

Víctima que denunció a Lorenzo sostuvo que esa basura ya no podrá tocar nunca más a un chico

Por Agencia Télam

19-12-2019 05:30

Un hombre que denunció haber sido abusado sexualmente en su adolescencia por el cura Eduardo Lorenzo aseguró que, si bien hubiera querido que el sacerdote fuera enjuiciado, al suicidarse "esa basura ya no podrá tocar nunca más a un chico", y advirtió que seguirá adelante con la causa penal hasta que se investigue el encubrimiento por parte de las altas jerarquías eclesiásticas de La Plata.

"Yo me siento bien, es una victoria, al haberse matado esa basura (Eduardo Lorenzo) nos garantiza que nunca más va a tocar a un chico y que la Iglesia no va a poder seguir encubriéndolo", afirmó Julián Bártoli hoy en un video que subió a You Tube.

Bártoli (32) es uno de los cinco hombres que denunció ante la justicia haber sido abusado por Lorenzo en su adolescencia, cuando participaba de las actividades parroquiales en la iglesia Inmaculada Madre de Dios, de la localidad platense de Gonnet donde el sacerdote se desempeñaba.

"La justicia no entiende los tiempos de las victimas, no está preparada para trabajar con victimas de abuso y es difícil la consecución de justicia", puntualizó, y remarcó que "si bien me hubiera gustado que Lorenzo siguiera vivo y tuviera justicia, no sé si esta justicia hubiera llegado".

Julián dijo que lo pone "contento que se haya matado. Una persona así jamás debería haber existido en la Tierra, donde lo único que hizo fue arruinar la vida a mucha gente".

"Mi sentencia me la dictó Lorenzo hace 20 años", graficó Bártoli en alusión a la edad en la que fue abusado sexualmente por Lorenzo. Y yo pude salir, pero hay compañeros que aún arrastran secuelas de los abusos sufridos por parte de sacerdotes y monjas".

La víctima aseguró que "este proceso (de denunciar en la justicia y públicamente su caso) fue de mucha sanación; pude empezar a sanar, a estar con mis hijos, abrazarlos, bañarlos, hacerlos dormir sin pensar en nada".

Bártoli había relatado meses atrás que esos gestos amorosos para con sus hijos le traían recuerdos traumáticos de los abusos infligidos por Lorenzo, por lo que evitaba ese tipo de contacto con sus pequeños.

Tras agradecer a su familia, sus amigos y a la Red de sobrevivientes de Abuso Eclesiástico, se dirigió a las víctimas de abuso y les aconsejó que "no tengan miedo, hay gente preparada para ayudarlos, la vergüenza está en el otro lado: del lado del abusador".

"Mi lucha no termina, Víctor 'Tucho' Fernández (arzobispo de La Plata) y el ex arzobispo (Héctor) Aguer son encubridores, facilitaron que Lorenzo siguiera abusando sabiendo lo que había pasado, no les importa los niños, por eso ojalá podamos verlos a ambos las caras en el ámbito legal y puedan rendir cuentas", afirmó.

El cura Eduardo Lorenzo, que estaba acusado de abusar sexualmente de 5 adolescentes en La Plata, se suicidó el lunes último, pero ya había decidido quitarse la vida el 11 de diciembre último, cuando escribió una carta de despedida que fue hallada junto a su cuerpo en la sede de Cáritas La Plata, donde vivía.

Ese 11 de diciembre se conocieron los resultados de la pericia psicológica realizada al sacerdote por los peritos de la Asesoría Pericial de La Plata que concluyeron que el sacerdote tenía una "personalidad psicopática perversa".

"Su organización psíquica resulta compleja (...) y una imagen de sí mismo grandilocuente, que encubre una personalidad psicopática perversa de la personalidad. Narcisista, con afectividad poco empática, ausencia de sentimientos de angustia o culpa y fallas estructurales en la mediación simbólica de la satisfacción de sus impulsos podrían redundar en conductas regresivas en el ámbito de su intimidad", precisó el informe pericial al que accedió Télam. (Télam)