sociedad

Un abuso no investigado habilita a más abusadores, dijo víctima de un sacerdote

Por Agencia Télam

19-11-2020 07:00

Hernán Rausch, una de las víctimas del cura Justo Ilarraz, consideró que "llama la atención la recurrente actitud de las autoridades de la Iglesia frente a los casos de abusos que se vienen sucediendo".

"No al abuso sexual infantil; no a la prescripción de las causas y no se debe ser cómplices con fanatismo, silencio e indiferencia, ni participar en postales de perversidad", señaló en el marco del Día Mundial para la prevención del abuso infantil.

En una carta enviada a Télam, aseguró que "es muy probable que en estos momentos se sigan llevando acabo macabros atropellos hacia la integridad sexual de niños y jóvenes, por la falta de urgentes modificaciones y acciones dentro de las Instituciones".

Rausch sostuvo que "un abuso no investigado ni sancionado" da lugar a una "continuidad de la impunidad del acusado, y habilita a más abusadores, que aprovechan su excepción o privilegio como familiar, amigo o desde su prestigioso lugar como sacerdote".

En ese sentido, indicó que eso sucede por la "falta de empatía de quienes comandan e inmunizan al perpetuador de los hechos para 'cuidar la reputación', dando lugar a la posibilidad de continuar con esas maldades, a través de diferentes formas".

En el escrito, pidió "definiciones y decisiones para hacer justicia y poner en su lugar a los inapropiados", aplicando "normas y escarmientos" dentro de la Iglesia Católica.

"Las palabras sobran, pero las acciones no llegan", apuntó y solicitó "jugarse por la verdad y sincerarse sobre personajes de altos rangos" eclesiásticos, para "construir coherencia, transparencia y confianza" dentro de ese espacio religioso.

Asimismo, resaltó que quienes "no ven los errores y sus consecuencias" de los abusos "acrecientan el dolor de aquellos que lo han atravesado".

Finalmente, pidió a las autoridades eclesiásticas que "no continúen utilizando, abusando y jugando con la fe y creencia de la gente, aprovechándose por el gran número de seguidores".

"En este día quiero alzar mi voz, también en nombre de muchos que no pueden hablar, no pueden expresar, y sobreviven a tanta opresión y sienten miedo, culpa y dolor", concluye el escrito. (Télam)