sociedad

Un 80% de los casos de violencia laboral en Jujuy se da en forma de acoso psicológico

Por Agencia Télam

29-07-2020 04:00

Funcionarios del Ministerio de Trabajo y Empleo de Jujuy afirmaron hoy que del total de las denuncias sobre violencia laboral realizadas ante ese organismo, “un 80% es por acoso psicológico, un 12% a una combinación entre el acoso psicológico y la agresión física y el 8% restante entre acoso psicológico y acoso sexual”.

Así lo señalaron en el marco de una teleconferencia de prensa en la que se presentaron las actividades que viene desarrollando la Oficina de Coordinación para la Erradicación y Prevención de la Violencia Laboral que reabrió en mayo pasado.

“Es indispensable la adopción de medidas eficaces y efectivas tendientes a abordar la problemática de la violencia laboral en la provincia para lo cual contamos con un equipo interdisciplinario y transdisciplinario conformado por trabajadores sociales, abogadas y psicólogas”, expresó la responsable de esa Oficina, Elisa Gianuzzi.

Indicó que junto con el equipo de trabajo elaboraron “un protocolo de actuación en el cual se detalla de manera minuciosa y exhaustiva cuáles son las conductas, situaciones y o circunstancias que configuran violencia laboral”.

Antes las denuncias recibidas se asesora, se da contención y se inicia un trámite administrativo con un procedimiento de conciliación a fin de solucionar el conflicto; también hay estudios y diagnósticos de los riesgos psicosociales que dan origen a las problemáticas”, explicaron las autoridades.

Además dijeron que todas las actuaciones en torno al abordaje de esas problemáticas están basadas en legislaciones nacionales y provinciales vigentes, la producción escrita de organismos y organizaciones nacionales e internacionales y la producción científica publicada al momento.

“Hablamos de violencia laboral cuando nos referimos a una acción hostil, persistente, reiterada y demostrable ejercida sobre un trabajador por parte de un jefe o superior jerárquico, un compañero de trabajo o un subalterno”, explicó Gianuzzi.

Agregó que son acciones que “constituyen en una incomodidad sistemática manifestada en comportamientos, palabras, actos, gestos y escritos que puedan atentar contra la personalidad, dignidad o integridad física o psíquica del trabajador o contra su medio ambiente laboral”.

"Muchas veces buscan intencionalmente que el trabajador renuncie a su puesto de trabajo”, añadió.

“Consideramos que habilitar esta oficina es una política pública dentro del marco de la normativa nacional e internacional del Convenio C190 y la Recomendación 206 de la OIT", dijo por su parte la secretaria de Trabajo jujeña, Gabriel Ferreyra Jenks.

"En algunos casos se da participación al Consejo Provincial de la Mujer, ya que si bien no siempre la violencia laboral implica violencia de género, muchas veces pueden estar relacionados", afirmó.

(Télam)