sociedad

Tribunal Superior de Justicia porteño confirmó el freno a la obra Ciudad Palmera en Caballito

Por Agencia Télam

12-11-2020 06:30

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad confirmó hoy la medida cautelar que suspendió la obra en construcción en un predio de Caballito, donde están proyectados edificios de hasta diez pisos y un shopping a cielo abierto, en un emprendimiento inmobiliario conocido como "Ciudad Palmera".

Así lo informaron fuentes judiciales y del Consejo Consultivo Comunal de Caballito respecto del dictamen del máximo tribunal ante la presentación de la Procuración de la Ciudad para declarar "inconstitucional" la cautelar del juez Darío Reynoso que frenó las tareas en Avellaneda al 1300 al considerar que la obra no se adecuaba a las normas urbanísticas vigentes en la zona.

El fallo de Reynoso, que fue también avalado por la Sala II de Apelaciones, hizo lugar a un amparo presentado por el Consejo de Caballito y organizaciones barriales contra el Gobierno de la Ciudad y la empresa a cargo de la obra para que se frenen los trabajos en el contexto de la pandemia por el coronavirus y argumentando también una irregularidad en los permisos otorgados para el desarrollo urbano.

Los terrenos en cuestión pertenecen al grupo IRSA, que desde hace más de una década intentó construir allí un shopping y un conglomerado de departamentos, pero que no logró concretar ya que, para eso, requiere de un cambio de zonificación de la superficie por parte de una ley de la Legislatura porteña.

No obstante, según aseguran desde las organizaciones barriales, IRSA dividió los terrenos en cuatro parcelas y transfirió una de ellas a la firma Portland, que estaría a cargo del desarrollo inmobiliario denominado "Ciudad Palmera".

Martin Iommi, coordinador del Consejo Consultivo Comunal 6, consideró que "la presentación del Gobierno porteño fue un acto de desesperación, que demuestra que después de 13 años sigue sin escuchar a Caballito en su reclamo histórico contra la construcción indiscriminada y su pedido de espacios verdes públicos".

"Quisieron aprobar esta obra siete veces en la Legislatura Porteña y nunca pudieron. Esto es porque se trata de un proyecto que destruye el comercio barrial y la red de servicios públicos. Ahora dividieron el terreno en cuatro para evitar el tratamiento legislativo", agregó.

Nadia Solodkow, vecina del barrio y abogada del amparo manifestó que "sabemos que es un triunfo, pero no nos sorprende porque la presentación del Gobierno de la Ciudad fue improcedente, tal como fueron todas las presentaciones hasta ahora realizadas". (Télam)