sociedad

Salud mental: reclaman que se garanticen los derechos de las personas internadas

Por Agencia Télam

26-04-2020 05:45

El Órgano de Revisión Nacional de Salud Mental (N) manifestó su preocupación acerca de la situación de las personas internadas por motivos de salud mental y consideró urgente garantizar que se estén cumpliendo los protocolos dados por las autoridades sanitarias para prevenir contagios por coronavirus de los trabajadores y profesionales de esos establecimientos.

"La situación de pandemia y de cuarentena no suspende las garantías de las personas", afirmó a Télam María Graciela Iglesias, secretaria ejecutiva del N, organismo creado por la ley Nacional de Salud Mental en el ámbito del Ministerio Público de la Defensa a fin garantizar la protección de los derechos humanos de las personas usuarias de servicios de salud mental.

Iglesias destacó dos preocupaciones fundamentales que su organismo -ante la ausencia de información- presenta frente a esta particular situación de emergencia sanitaria.

Por un lado, apunta a garantizar los derechos de las personas con discapacidad psicosocial, considerando fundamental el derecho "a la accesibilidad, a la comunicación, a la información y a la prevención", enumeró la funcionaria.

En segundo lugar, poder "verificar la aplicación estricta de las recomendaciones y protocolos adoptados por las autoridades sanitarias del país y los distintos DNU, para evitar la expansión de la pandemia".

El N reclamó el derecho de las personas internadas a poder comunicarse con sus familiares, con profesionales, tener garantizado el acceso al derecho a la defensa y con el Órgano de Revisión, aún dada la complejidad existente en el contexto de la emergencia sanitaria.

"Formalmente nos dicen que tenemos contacto, pero efectivamente no hay vías claras de comunicación, ni abiertas, de los defensores con sus defendidos. No hay celulares, no hay acceso a la comunicación", lamentó Iglesias, por lo que solicitó que "mínimamente haya un celular o teléfono por sala para poder comunicarse".

"La comunicación es fundamental. Sin comunicación no tenemos forma de saber si se está cumpliendo el derecho a la información, o cómo se están llevando a cabo las medidas de prevención, de higiene o respetando sus derechos individuales", precisó.

Al observar lo ocurrido recientemente en algunos los geriátricos y para evitar que se repita en hospitales, hogares o residencias de salud mental, la secretaria ejecutiva de la N explicó que "las personas internadas por períodos prolongados e institucionalizadas son consideradas un grupo en alto riesgo físico y psicosocial, ya que constituyen un grupo de población vulnerable que presenta un mayor riesgo de desenlaces adversos e infecciones al convivir en estrecha proximidad con otras personas. De ahí que es imprescindible adoptar precauciones especiales para proteger a sus residentes y sus trabajadores".

Al respecto resaltó "la debida responsabilidad de comunicar a los organismos de control, que tienen estas instituciones -tanto públicas como privadas- de las condiciones y medidas de prevención que se están llevando a cabo", señaló.

Según Iglesias, hasta el momento no hay confirmación de ningún caso positivo de Covid-19 en establecimientos psiquiátricos, aunque sí hubo algunos casos sospechosos que luego fueron descartados.

"Justamente ante estos casos sospechosos es necesario comprobar que se estén cumpliendo con los protocolos, si cuentan con los dispositivos, si se dispone de habitaciones individuales y en qué condiciones, si se efectúan testeos o se establece otra modalidad de detección de infección por Covid-19 al momento del ingreso en los hospitales públicos monovalentes a fin de prevenir contagios", señaló.

"Al mismo tiempo, asegurar que se cuenta con todos los elementos de prevención tanto de los internos, como del personal que los atiende, ya que por sus características particulares necesitan una mayor cercanía, no alcanza con un barbijo, deben contar, además, con todo el insumo que impone estos lugares con situaciones tan particulares y en las que viven personas con un perfil muy determinado", detalló.

Iglesias reiteró la necesidad de su organismo de "poder comprobar y asegurar que se estén dando cumplimiento a todos estos recaudos, ya que nos consta que los trabajadores están muy preocupados por la falta de suministros y la falta de normativas claras para los establecimientos".

Iglesias confirmó que fueron convocados a una reunión el próximo lunes con las autoridades de la Dirección General de Salud Mental y representantes del ministerio de Salud del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y espera que "la apertura a una mesa diálogo directo pueda ser el inicio a una mayor comunicación entre los organismos de control y las autoridades porteñas, pues justamente en estos momentos es cuando más visible tiene que estar la garantía de los derechos de las personas", señaló.

Considerados el principal grupo de riesgo de la pandemia, la secretaria ejecutiva del N manifestó su preocupación por los adultos mayores, ya que son varios los geronto-psiquiátricos, hogares y hospitales para enfermos mentales que cuentan con un número importante de personas mayores de 60 años y que en la mayoría de los casos cuentan con comorbilidades o enfermedades de base, de ahí la necesidad de "extremar estos protocolos y reforzar sus garantías, ya que ellos nunca saldrán a reclamar por sus derechos y esperan que nosotros lo hagamos", concluyó Iglesias. (Télam)