sociedad

Reinician las audiencias del juicio que se le sigue a un senador de San Luis acusado de tres delitos

Por Agencia Télam

04-08-2020 01:15

El senador provincial Ariel Rosendo (PJ) volverá a sentarse mañana ante el juez Penal de San Luis, Leandro Estrada, en el juicio que se le sigue por robo en banda, violencia de género contra su exesposa y violación del aislamiento social por el coronavirus, aunque sin la asistencia legal de uno de sus abogados, que renunció a la defensa.

A partir de las 9,30, se esperan las declaraciones de dos nuevos testigos en la causa, que se completarán el jueves con dos testimonios más.

En esta instancia, el legislador solo contará con un abogado defensor, Gustavo Reviglio, ya que el letrado Valentín Rivadera renunció a la defensa.

Según fuentes judiciales, el caso que levantó el reclamo sistemático de grupos feministas en la provincia, quienes repudiaron la actitud de senadoras y senadores provinciales por negarse a desaforarlo y permitir que la justicia lo juzgue como un ciudadano común, se reiniciará mañana con las audiencias finales, ya cerca de un veredicto.

Al respecto, la abogada defensora de la víctima, Leticia Latini, dijo a Télam: “Ya se termina y con esto creemos que quedará en evidencia los duros momentos que vivimos con mi defendida, debido a que el acusado estuvo en libertad todo el proceso y protegido por sus fueros, con el riesgo que esto significa para la vida de la mujer que fue victimizada por él, y por el sistema político que lo encubre".

Por su parte, la exesposa de Rosendo manifestó que espera que la justicia “actúe bien" y le permita "recuperar" a su hija, y agregó que se siente “aliviada” por la reanudación de las audiencias, ya que siente que su caso “no le importa a nadie”.

Rosendo está siendo juzgado por la justicia penal de Villa Mercedes por tres delitos: robo doblemente calificado, en poblado y en banda, en perjuicio del gremio Smata y de la casa de su expareja; por desobediencia a una orden judicial de acercamiento; y por violación de las medidas de aislamiento social por la pandemia de coronavirus.

Por esa razón, el juez a cargo de la causa, Leandro Estrada, pidió su desafuero como senador provincial, pero la Cámara lo negó tras aludir que podía ser indagado sin la necesidad de quitarle los privilegios.

"No tuvieron en cuenta que el juez no puede detenerlo mientras tenga fueros y esto significa que siga circulando, hostigando y amenazando a mi defendida", es decir, "estuvo ausente la perspectiva de género para proteger a la víctima", sostuvo Latini.

No obstante, la Cámara provincial le otorgó una licencia con goce de haberes por treinta días y a su término comenzó a computarle las faltas, pero el Senador presentó un certificado médico por 30 días más para justificar sus inasistencias a las sesiones semanales del cuerpo.

Sobre este punto, Latini consideró que el Senado "debe rechazar esa licencia, porque no es médica, sino un certificado emitido por un psicólogo”, y opinó que, con esta presentación, se dio "otra forma de engaño malicioso en la que el senador induce a sus colegas y al pueblo, por no tener la valentía de apartarse de su banca".

"Es hasta rústico el accionar del Senado, habilitando adhesiones que condenan lo que ellos no combaten", indicó Latini en referencia a la adhesión de la Cámara a la Ley Nacional de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. (Télam)