sociedad

Realizaron un tuitazo para reclamar justicia por una joven desaparecida en Tucumán en 2017

Por Agencia Télam

06-05-2020 01:45

Un tuitazo nacional para pedir justicia por Daiana Garnica, una adolescente de 17 años que desapareció en la ciudad tucumana de Alderetes en 2017, se realizó esta mañana, entre las 11 y las 13 horas, por iniciativa del colectivo Ni Una Menos de esa provincia.

Ni Una Menos publicó en sus redes sociales una serie de consignas que fueron compartidas en Twitter durante esas dos horas por quienes se sumaron al pedido de justicia para la joven.

"Se cumplen 3 años de la desaparición de Daiana Garnica, joven tucumana de la ciudad de Alderetes. Tenía 16 años cuando desapareció. Había comenzado a trabajar en el cuidado de una persona mayor, para colaborar con la economía familiar", fue la primera consigan propuesta por el colectivo de mujeres.

"No queremos más desaparecidas. Exigimos políticas públicas y judiciales efectivas en materia de género. Exigimos investigaciones con perspectiva de género y debida diligencia. Ante la denuncia de desaparición la búsqueda debe darse de manera inmediata”, fue otros de los reclamos que resonó en el tuitazo.

El 30 de abril pasado, fiscal Claudio Bonari, a cargo de la investigación, solicitó elevar a juicio la causa por la desaparición y el posterior femicidio de Daiana Garnica, a pesar de que su cuerpo nunca fue hallado desde que desapareció el 6 de mayo de 2017.

La causa tiene como único imputado a Darío Suárez, de 42 años, por la privación ilegítima de la libertad en concurso real con homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía y mediando violencia de género.

El pedido deberá ser resuelto ahora por el Juzgado de Instrucción V, añadieron los voceros.

De acuerdo con la investigación, el acusado, quien era vecino de la familia Garnica, logró alejar a la adolescente de su entorno familiar mediante engaños, para el 6 de mayo secuestrarla, asesinarla y ocultar su cuerpo.

Ese día, a las 19.19, Suárez le mandó un mensaje a la joven en el que le dijo que la esperaba cerca de la parada de colectivos en la que habían acordado encontrarse.

Minutos después, Garnica salió de su casa de Alderetes con muy poco dinero y sin su teléfono celular y nunca se supo nada más de ella, ya que no volvió a contactarse con sus familiares ni amigas y tampoco se conectó a sus redes sociales.

Durante la investigación, y a partir de indicios aportados por familiares de la adolescente, Bonari evaluó la posibilidad de que Garnica haya sido víctima del delito de trata de personas, por lo que la Justicia Federal llevó adelante una investigación paralela,

Finalmente, el fiscal federal Pablo Camuña archivó el caso al considerar que “ninguna de las hipótesis investigadas permitía acreditar la posible comisión del delito de trata de personas" contra Garnica, aunque explicó que de surgir nuevos elementos podía analizar reabrir el caso. (Télam)