sociedad

Presos transcriben al Braille el libro Soy Alexa, de la primera patinadora trans de Argentina

Por Agencia Télam

26-10-2020 01:30

Personas privadas de la libertad presentaron la transcripción al sistema braille del libro "Soy Alexa", una biografía de la primera patinadora trans, para la colección Antiprincesas, informó el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

La experiencia se desarrolló en la Unidad 11 Baradero, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense, donde los internos mantuvieron una charla con Alexa Pettone, la patinadora protagonista del libro.

A través de un encuentro virtual, Cristian, Walter, Mario y Nicolás, los internos que participan de la iniciativa, dialogaron con la protagonista del libro, quien contó su historia de vida, expresó su agradecimiento por este espacio y destacó la importancia de reivindicar siempre los derechos.

"Me parece muy importante que ustedes en ese contexto puedan empezar a trabajar y a conocer más también sobre los derechos de otras personas porque yo no estuve en ese contexto de encierro físico, pero sí estuve en un contexto de encierro emocional donde me costó mucho poder salir a la sociedad y mostrarme tal cual siento que soy", dijo Alexa.

"Fue un proceso súper largo, aprendí con los años, el crecer, el apoyo de mi familia, a poder ser un poco más libre y derribar esas rejas que me atrapaban", dijo la deportista oriunda de San Pedro.

"Soy Alexa", de la colección Antiprincesas de editorial Chirimbote, relata con ilustraciones y textos la infancia y adolescencia de la patinadora, que además es una activista por los derechos en su ciudad.

Desde el SPB precisaron que este proyecto de inclusión abordó un trabajo en derechos humanos, perspectiva de género y diversidad sexual, que se toma como modelo para nuevos proyectos por ejemplo un próximo trabajo sobre masculinidades, adelantó la asistencia social Verónica Girandola, una de las coordinadoras del espacio.

Si bien los detenidos se desempeñan hace tiempo en el taller, como explicó Mario, donde trabajan con punzón y tablilla, distintas texturas y materiales como textos, mapas y juegos didácticos para donar a instituciones para ciegos y disminuidos visuales, Cristian destacó que "esto es algo nuevo para mí porque una cosa es escribir un cuento y otra cosa es escribir sobre una persona, lo tomo como un aprendizaje" y "todo lo que se puede aprender siempre es algo bueno, esa es la intención que tenemos así como aprendemos nosotros que también aprenda un chico, que tenga la posibilidad de aprender".

Este taller funciona en el SUM de Cultura y Arte "Rafael Obligado" de la Unidad 11, donde los internos canalizan su tiempo de detención en el aprendizaje del sistema braille, el que transmiten a sus pares, y realizan una tarea solidaria a través de las donaciones de la cárcel a la comunidad. (Télam)