sociedad

Nuevo grito de libertad de Huarpes por derechos reconocidos por la Ley pero no por la práctica

Por Agencia Télam

11-10-2020 06:15

La celebración del último grito de libertad de los pueblos indígenas de América, tendrá variantes en la provincia de San Luis, donde los originarios del Pueblo Nación Huarpe Pynkanta proclaman “un nuevo grito”, presentando una alianza continental que reclama por los derechos “reconocidos por la Ley, pero no por la práctica”, en el país y en América.

La Alianza de los Guardianes indígenas de América del Sur y México (AGIASyM), se gestó, de manera virtual, “a través de diversas asambleas que reunieron a los pueblos indígenas, quienes finalmente dieron a conocer un manifiesto, traducido a las lenguas de los originarios que será presentado a las autoridades territoriales de cada país en la ONU”, explicó a Télam el Omta Samay Pachay, Roque Miguel Gil, autoridad tradicional del Consejo de ancianos de la organización, que reúne a habitantes de San Juan, Mendoza y San Luis.

“El proceso de construcción se hizo con la representación de líderes y liderezas que plasmaron en ese documento los reclamos territoriales de sus respectivos pueblos, que reflejan la realidad que atraviesan y pese a las diferencias culturales, son comunes, porque son la secuela de la conquista que relegó a nuestros pueblos a la resistencia en el silencio”, dijo.

Hoy, históricamente se recuerda el último grito de libertad, que para “nosotros será el nuevo grito, porque por primera vez levantamos nuestras voces en conjunto con otros pueblos, luego de un trabajo coordinado en el que se construyó la AGIASyM, un espacio horizontal, circular y de participación en igualdad, tal como lo marcan nuestras tradiciones políticas y nuestra cosmología”, explicó.

Este “nuevo grito” recoge la demanda urgente de una práctica que incluya “el dialogo de saberes con los hermanos blancos”, la restitución “real de territorios para recuperar el Buen Vivir de nuestros pueblos de acuerdo a sus prácticas sociales, espirituales y políticas”, el respeto a ser educados “en nuestra lengua y de acuerdo a nuestras tradiciones”, el derecho a obtener una representación “legitima de indios para indios”, sintetizó.

En ese contexto, el próximo martes, una nueva asamblea virtual los reunirá desde San Luis, en una convocatoria abierta y pública, donde se leerá el documento en lenguas, se acordará su distribución, en cada territorio y se proyectarán “nuevas acciones” que surgirán seguramente de ese encuentro, adelantó el Omta.

“Somos 34.000 -recordó- y no se nos permite ejercer nuestros derechos, plasmados en la Constitución Nacional Argentina en su reforma de 1994, en su artículo 75, Inciso 17, que nos reconoce como preexistentes. Nuestros hijos, no pueden ser educados en nuestra lengua y seguimos sometidos a un sistema que desconoce nuestra cultura y nuestra sabiduría ancestral”, remarcó. (Télam)