sociedad

Nuestro partido se juega en los barrios vulnerables, no en las terapias, dijo Battistella

Por Agencia Télam

07-06-2020 02:15

"Nuestra final de campeonato con el coronavirus se juega en los barrios vulnerables, no en las terapias", aseguró el subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria del gobierno porteño, Gabriel Battistella, a poco más de un mes del inicio del Plan Detectar, con el que se buscó casa por casa y se llegó a encontrar 5.068 casos positivos en cinco villas de la Ciudad, lo que "logró aplanar la curva de contagios" en esos lugares.

"Empezamos en el Barrio 31 con una situación muy incendiada, elevación de casos continuamente y poco tiempo de duplicación de casos. Sin embargo, después de un mes se logró aplanar la curva, la cantidad de casos nuevos son cada vez menores y el porcentaje de positivos en los testeos también bajó", aseguró Battistella en diálogo con Télam.

Ante la elevación de casos en los barrios populares hace un mes se desplegó el Operativo DetectAR, junto al Gobierno Nacional en Barrio 31, Padre Ricciardelli (1-11-14), Barrio 21-24, Barrio 15 y Barrio 20, donde se buscó a los contactos estrechos de los casos confirmados, se les analizó los síntomas y los se testeó.

Hasta hoy, en las villas porteñas se encuentran casi la mitad de los casos en la Ciudad: 5.086 casos en barrios populares (con 47 decesos), mientras que en toda la Capital Federal se contabilizaron 10.669 contagios (248 fallecidos).

"La experiencia la iniciamos con Nación para ver qué pasaba, para ver si podíamos hacer un prueba piloto en el Barrio 31 y la implementación fue muy positiva, dio resultado", destacó Battistella y agregó que "requirió un despliegue importante de coordinación y logística: micros que trasladen personas, los hoteles, los hospitales, movilizar los testeos, coordinar con laboratorios, y mucho más, pero valió la pena".

En los cinco barrios que se desplegó el detectar más de 100 agentes de Ciudad y Nación trabajaron en cada dispositivo y en el despliegue territorial.

De ese modo, se llegó a que hoy haya en Barrio 31 2751 casos hisopados y 1.616 confirmados; en Padre Ricciardelli 1.903 hisopados y 858 confirmados; en Barrio 21-24 1.471 hisopados y 404 confirmados; en Barrio 15 223 hisopados y 93 confirmados; y en Barrio 20 509 hisopados y 165 confirmados.

También se reportaron casos en Ciudad Oculta; Barrio Cildáñez; Villa Los Piletones; Asentamiento La Carbonilla; Barrio Ramón Carrillo; Barrio Fátima; Rodrigo Bueno; Zavaleta; Villa 13 bis; Barrio Inta; Barrio Los Pinos; Asentamiento Saldías; Conjunto Habitacional Los Piletones; Asentamiento El Triángulo; Asentamiento Lamadrid; Playón Chacarita y Asentamiento Luján - Bosch.

"Antes de empezar con cada dispositivo hicimos reuniones con los referentes del barrio. La llave del barrio es de las organizaciones, cuando participan cambia la historia", afirmó el subsecretario y aseveró que de los agentes de salud que iban a las casas "tenían que ganarse la confianza" de los vecinos.

"Hubo de todo en la recepción, es un problema de salud estigmatizante. Al principio de cada diez casas cinco no te abrían y después se fue aflojando. La gente no quería quedar marcada como enfermos del virus por miedo a la discriminación", aseguró.

Battistella, médico especialista en Medicina Familiar y profesor adjunto y director del Departamento de Medicina Familiar de la UBA, reconoció que fue un "desafío profesional sin precedentes" transitar la pandemia del coronavirus desde su cargo.

"Son muchas sensaciones, nunca viví una situación de tanta incertidumbre, estás tomando decisiones nuevas continuamente, no hay ningún manual del barrio vulnerable ni hay replicación de que lo hayan hecho otros países", afirmó.

"Es 24x7, mi teléfono suena constantemente. Tengo tres hijos y los veo en fotos, llego muy tarde a mi casa y como solo. Es una situación muy particular, hace 30 años que soy médico y nunca viví esto", reconoció.

En ese sentido, Battistella destacó que el trabajo en los barrios vulnerables fue "de aprendizaje día a día y de mucha ductilidad"

"Hace dos o tres meses pensábamos que teníamos que poner respiradores y terapias intensivas, y la verdad es que nuestra final de campeonato se jugó en los barrios vulnerables. Preparamos todo el sistema para que esté en tiempo y forma pero nunca nos habíamos preparado para eso, tuvimos que adaptar toda la estrategia y por suerte llegamos a tiempo", reconoció.

"Acompañar a que gente que la pase un poco mejor es gratificante, pero también es doloroso ver las necesidades de las familias de todos los días, y a veces no tenés una respuesta inmediata para dar", se lamentó el funcionario.

Por último, Battistella aseguró que con la ampliación del Detectar a barrios no vulnerables, tarea que comenzó ayer en Balvanera, "van a aparecer más personas con coronavirus que las que están consultando". (Télam)