sociedad

Mis alumnos gritaron su solidaridad y los trabajadores contestaron con mucho cariño

Por Agencia Télam

21-11-2020 02:15

Okan Fidan, el maestro francés que animó a sus alumnos de español a enviar cartas al personal de salud del hospital Posadas de la localidad bonaerense de El Palomar para transmitirles palabras de aliento desde más de 11 mil kilómetros de distancia, se mostró complacido porque sus "alumnos gritaron su solidaridad y los trabajadores contestaron con mucho cariño".

A través de un mail y desde la ciudad de Neufchâteau, Fidan explicó que la consigna de escribir cartas de apoyo para trabajadores de la Salud surgió buscando "una actividad que pudiera tener un sentido más concreto durante el período del confinamiento", allá por el mes de mayo.

"Pensé que con la desgraciada antelación que teníamos en cuanto al número de enfermos y la situación problemática de la sanidad en Francia, denunciada por los trabajadores antes y durante la pandemia, nos tocaba compartir nuestros sentimientos de solidaridad a nivel internacional", contó.

"En vez de mandar cartas de mejores deseos a la familia real de España, como lo hacen algunos compañeros con sus alumnos -lo que a mí me parece absurdo-, decidí enseñar a los alumnos que todo lo que afecta a los trabajadores del mundo nos afecta a nosotros directa o indirectamente", agregó.

El profesor decidió entonces que las cartas de sus estudiantes estarían dirigidas a "algunos hospitales públicos de las grandes ciudades de los países hispanohablantes" y una amiga argentina le sugirió el Posadas, donde no sólo recibieron la iniciativa "con mucha ilusión y fraternidad" sino que todas las cartas fueron respondidas por profesionales de la salud.

"¡Gracias por su trabajo y gracias por su atención muy especial! Con estos mensajes, mis alumnos gritaron su solidaridad y los trabajadores del Hospital Posadas contestaron a ese grito con mucho cariño y determinación", dijo.

Fidan celebró que su consigna haya servido de disparador para el proyecto de "Cartas Virtuales" haciendo una reivindicación del "poder de las palabras" no sólo para expresar y eventualmente curar el dolor individual, sino también para "aumentar la conciencia colectiva".

"Tenemos que hablarnos y hablar incluso a los que no conocemos. Al fin y al cabo aunque no nos conozcamos, vivimos situaciones parecidas, sobre todo cuando formamos parte de la misma clase trabajadora", aseguró.

"En este sentido creo que el proyecto 'Cartas virtuales' del hospital puede desarrollar esta idea y -lo espero- aumentar la conciencia colectiva: otra riqueza humana que el capitalismo consiguió robarnos. Tenemos cosas que decirnos, tenemos que organizarnos y actuar de forma colectiva. Yo no dudo de la capacidad de los trabajadores argentinos a volver a encontrar su fuerza colectiva", concluyó. (Télam)