sociedad

Los escenarios donde las mujeres producen artesanías

Por Agencia Télam

14-11-2020 03:45

La vida de pueblos y comunidades indígenas en el noreste salteño cambió drásticamente en los últimos 30 años porque el espeso monte chaqueño con sus criaturas silvestres y espirituales desapareció arrasado por las topadoras de la soja.

Salvo las 400 mil hectáreas que Lahka Honhat (Nuestra Selva en el idioma de los wichí) peleó y ganó con un fallo favorable de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) en el noreste salteño economías como la caza y la recolección desaparecieron y las culturas que se desarrollaban en esos territorios están en peligro de extinción.

Pero ciudades como Tartagal y General Mosconi, prósperas hasta la privatización de YPF en los 90, en los últimos años se convirtieron en zonas de refugiados para familias y comunidades que fueron expulsadas de las tierras que ocuparon ancestralmente.

Es en ese contexto que, cuenta Andrea Fernández, "hay resistencias y procesos que se ven en los trabajos" que producen y pone como ejemplo a "una mujer que vive en los márgenes de Tartagal y Mosconi, sin agua, sin comida, sin un techo que la cubra, sin un árbol, que esa mujer decida seguir tejiendo me conmueve".

"Que agarre una bolsa de la basura y haga el hilo en la pierna como lo hacían sus ancestras. Es algo que tenemos que ver, hay una resistencia silenciosa que está presente. Desde ese lugar he querido meterme a trabajar por un lado desde la economía social viendo cómo vender esos trabajos con el apoyo de instituciones estatales", dijo.

Y también explicó "por otro lado haciendo que alguno de esos trabajos se presenten en salas de arte o salas de exposición de arte contemporáneo planteando un poco esto ¿se puede hablar de arte indígena? ¿pueden los indígenas pensarse como artistas?¿tienen derecho también o no pueden entrar a una sala de arte? Creo que es un lugar que podemos disputar y que no podemos esperar que surja de ellos porque no hay conciencia de esa exclusión. ¡son tantas exclusiones! por ahí nadie está pensando sobre esa exclusión".

Para la artista y curadora tucumana a los no indígenas les toca "aprender sus idiomas" y recordó que cuando llegó a Santa Victoria Este las mujeres le dijeron `sabemos hacer esto pero no sabemos ya qué hacer con esto, adónde va, si tiene sentido seguir haciéndolo y, si es que tiene un lugar´. Creo que es eso, darle un lugar". (Télam)