sociedad

Las restricciones sanitarias podrían causar el aumento de las muertes por cáncer en el Reino Unido

Por Agencia Télam

06-07-2020 11:45

El retraso producido en los diagnósticos y tratamientos de cáncer, consecuencia colateral de la pandemia de coronavirus, podrían causar entre 7.000 y 35.000 muertes en el Reino Unido durante el próximo año, según una investigación.

El estudio realizado por la Asociación británica de investigación del cáncer DATA-CAN reveló que a causa de las restricciones sanitarias se pueden haber perdido hasta dos millones de análisis de rutina para prevenir y detectar casos de cáncer de mama, intestino y útero.

Los investigadores, que compartieron hoy los resultados con la BBC, advirtieron que en el peor de los casos el año que viene podrían morir unas 35.000 personas más de cáncer.

Según el investigador principal de DATA-CAN, Mark Lawler, los datos iniciales que obtuvieron son muy preocupantes.

"Como anécdota, la gente nos ha estado diciendo que había problemas, pero creo que lo más importante era poder tener datos de rutina de los centros hospitalarios", agregó el investigador.

En ese sentido, el director nacional del área del cáncer del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra, Peter Johnson, dijo que la organización se esfuerza por restablecer los servicios y los tratamientos de cáncer a niveles normales lo más rápido posible.

Aseguró que están trabajando para volver a restablecer los servicios y su capacidad y tratar a las personas que no han sido diagnosticadas durante la pandemia.

De acuerdo a datos que reveló la emisora el mes pasado, la cantidad de personas que se realizaron análisis cayeron un 60% en relación al mismo período del año anterior, mientras que los pacientes que comienzan los tratamientos cayeron un 20%.

Otro informe de la Fundación de lucha contra el cáncer "Cancer Research UK", reveló en junio que como consecuencia de la pandemia, alrededor de 2,4 millones de personas en el Reino Unido estaban esperando para hacerse análisis de rutina, tratamientos o pruebas de cáncer.

La Fundación estimó que 2.1 millones no han podido hacerse los chequeos, mientras que 290.000 personas con síntomas sospechosos no han sido derivadas para más análisis en los hospitales.

Además resaltó que más de 23.000 cánceres podrían no haber sido diagnosticados durante la cuarentena. (Télam)