sociedad

La Facultad de Ingeniería platense trabaja en la recuperación de la confitería El Molino

Por Agencia Télam

22-12-2019 01:00

Un equipo de ingenieros de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) trabaja en la recuperación de la emblemática confitería El Molino, ubicada frente al Congreso de la Nación y punto de encuentro de diversas personalidades de la política y de la cultura del siglo XX, informaron autoridades de esa casa de estudios.

Los especialistas evaluaron la estructura metálica del centenario edificio y determinaron que algunos sectores corrían riesgo de derrumbe y propusieron medidas para su recuperación.

Ubicada en la esquina de Rivadavia y Callao, frente al Congreso de la Nación, los especialistas de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) trabajan en el rescate del icónico edificio de 6.900 metros cuadrados, declarado Monumento Histórico Nacional.

La Comisión Administradora del Edificio del Molino convocó al grupo ProInTec I&D - Investigación y Desarrollo en Procesos Industriales y Servicios Tecnológicos, del Departamento de Ingeniería Mecánica de la UNLP, y a expertos de otras disciplinas.

El trabajo de los ingenieros de la UNLP consistió en evaluar el grado de degradación de los perfiles de acero que constituyen las estructuras metálicas del edificio, diseñado por el arquitecto Francesco Gianotti.

La construcción, de cinco pisos, conserva puertas, ventanas, mármoles, manijones de bronce, cerámicas, cristalería y más de 150 m² de vitrales que fueron traídos de Europa por encargue de Gianotti.

"Nuestra intervención se centra en el hecho de que casi toda la estructura que soporta el edificio es metálica, con perfiles de acero de hace cien años y cero mantenimiento en las últimas dos décadas. El fenómeno de corrosión había avanzado de tal manera que habían desaparecido parte de los perfiles, poniendo en riesgo al edificio", aseguró el ingeniero Daniel Tovio, coordinador del área de Servicios Tecnológicos del ProInTec I&D.

"Relevamos desde el último subsuelo hasta la azotea. Se generaron los planos de planta de toda la construcción, dado que los originales no han sido encontrados, e identificamos las estructuras metálicas existentes en cada uno los pisos. De ese modo, pudimos informar qué perfiles debían ser saneados, cuáles cambiados y cuáles se encontraban en buen estado", explicó Juan Lacoste, coordinador de equipos técnicos.

Entre otras tantas tareas, una fue la evaluación del estado de situación actual del simbólico molino de cuatro aspas, que da nombre al tradicional edificio, siendo uno de los objetivos a futuro que recupere su movimiento original.

Para llevar adelante los trabajos en la confitería, se requirieron de distintas técnicas de inspección, como una cámara sonda boroscópica que les permitió observar por dentro cómo estaba construida la estructura metálica y el cielorraso.

También utilizaron equipos de ultrasonido para medir el espesor de partes metálicas, determinar el estado de corrosión de los metales y ver las estructuras que estaban en el interior de las columnas de mármol, como caños pluviales. (Télam)