sociedad

Invertir en niñez

Por Agencia Télam

03-11-2020 02:45

Por Claudia Bernazza, diputada nacional por la provincia de buenos Aires (Frente de Todos). Integrante de la Comisión Bicameral del Defensor de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescente.


El Presupuesto Nacional nos da la oportunidad de debatir prioridades y la asignación de recursos a determinados segmentos de la población. En el caso del Presupuesto 2021, los recursos asignados a la niñez fueron motivo de debate tanto en comisión como en la sesión de la Cámara de Diputados realizada el 27 de octubre.

Como ocurre con el género, la niñez es una perspectiva desde la cual leer las cuentas públicas. Garantizar sus derechos obliga a estudiar todos los programas públicos, ya que la inversión en niñez y adolescencia no se reduce a un renglón del presupuesto o a los gastos de un departamento de la administración. De hecho, debemos acordar criterios que permitan poner en diálogo los diferentes informes que elaboran oficinas de presupuesto, unidades académicas y organismos internacionales, cuyas cifras finales no coinciden dado que el "recorte" de lo que se consideran programas directos e indirectos es un criterio a construir. Las metodologías utilizadas, así como los programas seleccionados, suelen diferir, dado que la atención de la niñez atraviesa al conjunto de carteras y programas públicos.

Las inversiones previstas en vivienda, obras de infraestructura, educación inicial, derechos de las mujeres y seguridad social, así como la previsión presupuestaria en programas de primera infancia, la Defensoría de Niñez, entre otros rubros, demuestran que no hay una desinversión en esta materia. Al contrario, los recursos asignados aumentan en algunos rubros muy significativamente. Entre ellos, las políticas educativas así como los programas de vivienda impactan directamente sobre las infancias. El aumento del 383 % en el ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad es un claro ejemplo de lo que estamos comentando ¿o alguien puede creer que la inversión en paridad de género no impacta sobre la niñez y, muy particularmente, en niñas y mujeres adolescentes? Desde el desendeudamiento hasta la conectividad, desde la promoción industrial hasta la inversión en infraestructura vial, todo es niñez. La niñez es una perspectiva, no un renglón del presupuesto. Como decía Carlos Cajade, uno de los fundadores del Movimiento Nacional Chicos del Pueblo: "la mejor política de niñez es que los padres tengan trabajo".

Respecto de la asignación universal, nos enfrentamos al desafío de llegar a quienes aún no están alcanzados. Este tema también formó parte del debate, y la ley es clara en este punto: cada chico o chica que sumemos cobrará su asignación, que esperamos sea familiar porque sus padres han conseguido trabajo. No hay ley de presupuesto que pueda ir contra este derecho: en todo caso, se reasignarán partidas. Por otra parte, al día siguiente de la aprobación del Presupuesto 2021 en la Cámara de Diputados, el Presidente de la Nación anunció un programa de búsqueda y ampliación de la asignación al millón de chicos que, se calcula, deberían cobrarla.

Finalmente, nos preguntamos si el aporte extraordinario que proponemos que realicen las grandes fortunas no podría allanar el camino hacia una mayor inversión en niñez y adolescencia. Las prioridades deben traducirse, siempre, en aportes concretos y leyes acordes. Así lo entiende nuestra Constitución, así lo vamos a proponer desde nuestras bancas. (Télam)